UN MODELO DE BONOS PARA APOYAR A LA INDUSTRIA DE SERVICIOS

**Luis Raúl Rodríguez, académico de la Escuela de Negocios ITESO, propone mejoras a un instrumento financiero que podrían aprovechar los restaurantes para sobrevivir a la contingencia sanitaria

Guadalajara, Jal.//Redacción
En los últimos meses el panorama de muchas micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) de servicios ha estado en la cuerda floja debido a la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Hay empresas que han optado por migrar, con diferentes niveles de éxito, sus operaciones a plataformas virtuales, en tanto que otras han restringido sus horarios de servicio y también están aquellas que no han podido más que cerrar temporal o permanentemente sus puertas. 

En este escenario de incertidumbre hay restaurantes en ciudades como Londres o Nueva York que han optado por ofrecer bonos gastronómicos o dinner bonds, que son certificados prepagados con descuentos.

Así funcionan: el cliente compra un bono que podrá intercambiar por el servicio una vez que las condiciones sanitarias lo permitan. De esta forma contribuye al flujo de efectivo que le permite al restaurante continuar abierto durante la contingencia. 

Sin embargo, utilizar estos instrumentos financieros es viable solo bajo algunas características específicas, menciona Luis Raúl Rodríguez Reyes, académico de la Escuela de Negocios ITESO, en su investigación “A market-based alternative to support small businesses amid Covid-19 lockdowns using dinner bonds”, disponible en la Social Science Research Network (SSRN). 

El profesor retoma en el documento este modelo de bonos, que ya se ha implementado en diferentes partes del mundo, y agrega propuestas para hacer más viable la sostenibilidad financiera con este esquema, una de ellas es el involucramiento de entidades que respalden financieramente a las empresas y funjan como reguladores financieros.  

“Puede ser el gobierno o un apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) o del Banco Mundial (BM). En el caso de que (los restaurantes) quiebren son una instancia que le da respaldo a los clientes, aunque puede que no sea del cien por ciento”, añade.

Otra de las funciones de estas instancias sería regular que las empresas no emitan más bonos de los que pueden atender, con la finalidad de evitar que este modelo sea insostenible. 

A decir de Rodríguez es pertinente que el Estado desarrolle una estrategia para respaldar a las mipymes que quieren implementar los dinner bonds. 

El paper también subraya la necesidad de encontrar un precio adecuado para los bonos, para lo cual propone una serie de fórmulas. “Uno de los riesgos es que el restaurante emita un montón de bonos y que aún tras recibir el dinero se declare en quiebra, dejando al cliente con una pérdida”, señala el autor. 

El académico enfatiza que, de hacerse bien, es una estrategia en la que la ayuda se multiplica, puesto que son los clientes de estas empresas quienes ponen la mayor cantidad del recurso y así las mipymes podrían sobrevivir a la pandemia. 

Los dinner bonds podrían implementarse con éxito en contextos de emergencia, ya sea una pandemia, un huracán o un terremoto. Se pueden implementar en empresas de otros giros como estéticas, hoteles y cines, por ejemplo. 

“(Este modelo) se puede aplicar igual en Costa Rica, Colombia o Alemania, con la facilidad para que se adapte al escenario local”, menciona el académico. 

Rodríguez reconoce que el compromiso social de una comunidad es factor importante para la sustentabilidad de este mecanismo. En ese sentido, no ve pertinente que la entidad encargada de respaldar a las empresas cobre una comisión, ya que el objetivo es “evitar que la economía caiga y la gente pierda empleos”. Por eso es importante que estrategias de este tipo puedan ser promovidas y adoptadas por cámaras industriales y, por supuesto, el Estado.  

“Si uno de estos negocios quiebra no genera un gran impacto, pero si son muchos van a provocar un hueco financiero más grande”, dice. 

UN BENEFICIO SOCIAL DESDE LA INVESTIGACIÓN 
En días pasados, el paper del académico del ITESO fue clasificado como uno de los diez más descargados en la categoría Microeconomics: Intertemporal Firm Choice & Growth, Investment, Financing, & Capacity eJournal del repositorio SSRN. 

Rodríguez abordó el tema del Covid-19 desde la perspectiva financiera con la intención de aportar análisis y alternativas que funcionen para el contexto actual. Actualmente trabaja en el desarrollo del modelo de bonos en colaboración con un académico de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia, de la Compañía de Jesús, así como en otras investigaciones relativas a políticas públicas y la industria restaurantera local en el contexto de la pandemia, en colaboración con la Universidad de Guadalajara (UdeG) y la Universidad Loyola de Chicago, Estados Unidos.