Saldo blanco en festejos a la Santa Cruz en Ahuacatlán

Ahuacatlán//Francisco J. Nieves
La de ayer fue una celebración por partida doble. Por un lado el festejo de los albañiles, y por otro la festividad de la Santa Cruz.

Miércoles 3 de mayo, mitad de semana. Jornada matizada por los rumores políticos. Los albañiles acudieron a sus labores como siempre y celebraron el día como pudieron; con su familia o con sus amigos, con una cena o unas cheves.

En tanto, los ahuacatlenses revivieron otra vez una de las tradiciones más hermosas de este singular terruño que se ubica al sur de Nayarit, cuna del ilustre Prisciliano Sánchez, primer gobernador de Jalisco.

En grupos de dos, tres, cinco, diez o más personas, la gente recorrió los cuatro cerros que circundan la ciudad –el del Chiquilichi, la Escalinata del cerro de la Cruz, el de La Presa y el de La Otra Banda- al conmemorar también el Día de la Santa Cruz-.

Los cohetes surcaron el espacio durante todo el día; pero a eso de las cinco de la tarde la afluencia de paseantes alcanzó su clímax.

Las personas a lo lejos parecían hormiguitas subiendo o descendiendo por alguno de los cerros antes mencionados, en su mayoría adolescentes y jóvenes de entre 12 y 25 años. Unos acompañados de sus respectivas parejas… del amigo o de la amiga.

Y a eso de las siete y media de la noche, como cada 3 de mayo, se empezaron a concentrar en la bifurcación de las calles, Iturbide–Zaragoza y Ferrocarril– del barrio de la Otra Banda, lugar donde se organizó una verbena o festejo popular, con antojitos mexicanos y la quema de un castillo de fuegos pirotécnicos.

Con el ascenso de la “coronita” concluyó este festejo en honor a la Santa Cruz, Patrona de los Albañiles.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario