RELATOS DE PASIÓN: CAPÍTULO CXL

Rigoberto Guzmán Arce

 

“Esperando respuesta del mensaje al mar tuyo, el de sombras y que no quiero que regreses la botella vacía. Debería saber de ti.”
(Poema Lunario-2017)

660.- CHESTER
Pronto se inundaron los portales de noticias, en los lenguajes de la prontitud como la chispa que hace explotar la pólvora informativa. Desde España, Argentina, Estados Unidos, Alemania, dieron cuenta de la muerte de Chester Bennington, cantante de Linkin Park, grupo exitoso de los años noventas.

Mi casa se ambientaba del sonido y era la atmósfera que permeaba en dos de mis brillanteces que tengo: Ulises y Camilo. Chester se suicidó en su casa en California, con una soga en su dormitorio. Tenía muchos motivos para vivir. Volvían de nuevo a la magia de la música, en busca de corazones nostálgicos, en los horizontes del tiempo, tener el espacio conquistado de sensaciones. También tenía acechando el lobo Alfa, el miedo como ciervo tembloroso que en las sombras presagiaba el descarnado desenlace.

Buscó refugio en las llamativas luces de las drogas y allí estaba vigilante el animal, lo seguía oliendo sus huellas de sangre y martirios. Nadie podía ayudarlo a pesar del dinero, de la fama, del prestigio y la adoración. De la aparente multitud que seguía frenéticos sus letras.

Chester se suicidó, el lobo mental lo devoró finalmente. El dolor, la imagen constante de su violación durante años cuando niño, lo desgarraron y acorralado se dejó vencer. La manada de lobos sigue en acecho. Ya son más en una sociedad enferma.

661.- FACEBOOK
Varios muros salvables en estos momentos que me piden y pido calma, serenidad y todo lo que significa. Facebook me hace el transitar muy llevadero el tiempo de luces y sombras. Leo con atención los escritos que se publican, noticias generales hasta las particulares de amigos, compañeros y demás. Desde la comida y bebida que se exhibe, los cumpleaños con familia llena, de graduaciones, tormentas en regiones, reclamaciones por desamores y gratitudes en el inicio del amor correspondido.

Me llaman la atención varios muros que los leo completos, en la tranquilidad que al final generan sueños, las emociones que desesperan y soy un volcán en erupción aunque represente el palomo de la paz en mi rincón de reflexiones. Eduardo Galeano con su mar de fueguitos; Mario Benedetti con sus pétalos de versos como flores deshojadas al viento; José Emilio Pacheco y su vastedad de caminos infinitos.

Sus nombres, sus sangres, la obra que intacta permanece a pesar de cierto olvido de los que estamos en esta red de prontitud. Facebook es un universo genial, basta con elegir para que el tiempo y el espacio tenga sentido y significado y no sea consuelo de vivir en soledad. Tu mensaje no me llega.

662.- ICEBERG
Gigante desprendimiento blanco en la Antártica. El iceberg que se ha fragmentado en la plataforma llamada Larsen C. El témpano de hielo conocido como A68 ya comienza su deriva en el Océano Atlántico. Científicos alarmados de ejemplo geográfico y no del calentamiento global, me parece sospechoso.

Un satélite español lo filma y la ruptura se percibe de la nueva mala noticia. Es 55 veces más grande que París. Es el símbolo del fracaso de la humanidad, especialmente de los poderosos que depredan porque no tiene amor a los descendientes. El dinero mata naturaleza y compra científicos.

663.- CAMPANAS
No se me quita el pesar de un pedazo sonoro de la tarde. El doblar de las campanas en señal de duelo, de acompañar en la tristeza a seres que han perdido a un@ de los suy@s. Siempre se desconsuela y deja de funcionar mi reloj sentimental por pensar en la tragedia que trae un remolino negro que desde años lejanos me estruja mi alma. El doblar del metal, en la cúpula, en mis silencios.

664.- LLUVIAS
El agua tiene memoria, nosotros olvidamos. Llega el verano torrencial, fuertes tempestades que desnuda obras mal hechas, gastos onerosos que pronto se rompen, se desgajan y cambian sus dimensiones.
Los cauces vuelven en territorios que sin permiso construyeron viviendas; socavones en carreteras fingidas en espesor; corrientes que bajan quebrando contenciones; tropel de piedras en cifras corruptas. El tiempo del verano no es una estación romántica como quisiera. El agua tiene memoria, nosotros no… Continuarán los relatos de pasión el próximo miércoles.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario