¿QUÉ PASA EN JALA?

El Pensador Nayarita

Es la gran pregunta que todo jaleño se hace: ¿QUÉ PASA EN JALA? La administración municipal está casi por concluir -pero no ha concluido- y vemos con rabia y coraje como cuando acudimos por un trámite municipal, simplemente no hay nadie que nos atienda; ¿por qué? Habría que preguntarle eso al todavía presidente municipal Mario Villarreal.
Desde poco antes de iniciar la campaña electoral pasada, varias direcciones quedaron acéfalas. No tienen titular. Se dice que el Presidente por sus güevos nombró sin autorización de Cabildo a gente que ocupara dichas direcciones. Hablamos de Obras Públicas, Injuve, Contraloría, etc. Pero si así fue y tomando en cuenta que se brinca por el arco del triunfo la Ley municipal vigente, ¿dónde están? ¿Por qué no atienden al público – que es quien les paga- en su legítimo derecho de ser atendidos?

¿Por qué no da la cara el primer edil? Siempre se esconde para no torear los problemas. Pero eso sí, él cobra religiosamente los 80 mil pesos que cada mes los jalenses le pagan, y obviamente también la bola de zánganos que le siguen, que no van a trabajar pero que sí se paran solo en la Presidencia a cobrar.

Quizá todavía esté sopesando la estrepitosa derrota que le propinaron a su candidata la mentada Dra. Bibi. Él y medio gabinete ahí anduvieron, pero simulando estar con el PRI. ¡Qué cosas!

Habría que pedir una explicación o algún tipo de manifiesto del Cabildo actual del por qué han permitido el actuar de su Presidente de esa manera.
Y es que no es para manos, ya que “se supone” que todo pasa por el Honorable cabildo.

Es necesario algún tipo de pronunciamiento público de sus miembros, pues a la fecha esta administración es considerada la peor y más mediocre en la historia del bello pueblo mágico sureño.

Ahora habrá que hacer otro tipo de preguntas, ¿dónde se publican sus licitaciones?, ¿dónde aparece lo que se gastan él y todos sus funcionarios, incluyendo a todo el Cabildo?, ¿a quién le rinden cuentas?, ¿publican sus informes?; si lo hacen ¿en qué sitios?…

Porque eso sí, otra cosa que distingue a esta administración es su opacidad en el manejo de los recursos públicos. ¿Acaso la ASEN –Auditoría Superior del Estado de Nayarit- es un elefante blanco? ¿No existe el ITAI -Instituto de Transparencia y Acceso a la Información- el Congreso y demás organismos encargados de la supervisión, transparencia y vigilancia de los recursos públicos?

La pregunta es porque cada tres años el presidente municipal en turno se convierte en el nuevo rico del pueblo y siempre les apodan “el nopal” debido a la gran cantidad de propiedades que tienen.

Ahora con la entrada en vigor del Sistema Nacional Anticorrupción vemos que los gobiernos únicamente utilizan esos organismos para la simulación y terminan solo dándole atole con el dedo al pueblo…

En fin, la nota se llama “¿QUÉ PASA EN JALA?; y la misma tiene una corta pero gran respuesta: “NO PASA NADA”.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario