QUE ME SIGA LA TAMBORA: No quisieron debatir

Por El Piperagüit

**No quisieron debatir
**Hasta el 9 de mayo
**Es opcional
**Dice que no irá
**La ley es clara

LOS FAMOSOS DEBATES siguen sin tener fama. La presentación de una conferencia de prensa nada tiene que ver con lo que debe ser un debate. El candidato a gobernador por el MC, Raúl Mejía, solamente expuso sus ideas que trae referente a lo que él llama  gobernar con transparencia. Ninguno de los contrincantes, o candidatos a gobernador le  hizo “el paro” para asistir al encuentro. Concretamente se debió a dos cosas, a que le tuvieron miedo o a que no le ven futuro. El economista Mejía González sabe de lo que habla, y para ello es experto, pero también sabe que los debates tampoco son como los pida.

DEBATE OFICIAL EL 9 DE MAYO, ese día va a ser el encuentro de todos los candidatos a gobernador en el Teatro del Pueblo por la noche, y Manuel Cota, Navarro Quintero, Toño Echevarría, Raúl Mejía, Jorge Zapata, Víctor Manuel Chávez, Antonio Ayón e Hilario Ramírez deberán a sacar al aire sus propuestas. Ya es tiro cantado y los que asistan saben que les va a llover en su milpita. Los que quieren asistir al debate es porque quieren aprovechar todo para ganar adeptos. Ya saben que ir a un debate no va ser ir a estar parado y esperar que el contrincante le aviente flores con todo y maceta. Van a volar las peinetas  y hasta se van a deschongar. Los que andan diciendo que no haya campañas de denostación y exigen debate, entonces se están contradiciendo. Tener un encuentro entre todos los candidatos y no escuchar y ver que uno le dice hasta de lo que se va a morir el otro, entonces no va a ser debate que llame la atención. De seguro.

SI VOY ARRIBOTOTOTA EN LAS ENCUESTAS, no asistir a un debate no me va a afectar en nada, ha de pensar el candidato que así se ve reflejado en los números. Los que sienten que van muy abajo, y necesitan puntos para subir en el rating, se les cuecen las habas para tener ese enfrentamiento verbal con el resto de los que desean ser gobernador. La cuestión es que si deben ir todos, o solamente los que puedan tener opción de triunfo. Eso es meterse en camisas de once varas. Todos tendrán el derecho de asistir, y dependerá de cada uno o de sus partidos  el decidir estar presentes. Pero se puede adelantar que un debate entre siete contendientes va a estar de lo más aburrido. Como va a ser un acto circense, apunten al de San Blas y a los otros independientes. Al líder campesino, al candidato ciudadano y al Dr. ginecólogo. El junior se va a enfermar ese día y ahí va a quedar el asunto de los debates.

LA IMPORTANCIA DE UN DEBATE ha sido salvadora para unos y castigadora para otros. Hay quienes de ir arriba en las encuestas, por asistir a un debate perdieron. Otros de ir muy abajo, después del debate despuntan. Deberán analizarlo y tomar decisiones que redunden en triunfos. El anecdotario político dice que en 1999, el entonces candidato a gobernador Toño Echevarría papá, no quería ir al debate porque las encuestas que tenía le decían que iba arriba. Pero cuando le dijeron que esas encuestas no garantizaban su triunfo y tenía que ir al debate, aceptó a regañadientes y estuvo presente. Gracias a ese evento, subieron sus bonos y ganó al PRI esa alianza. Ahora su vástago, ya dijo que no va ir al debate. Sus asesores ya andan diciendo que no necesita ir porque va arriba 20 puntos. La historia se va a repetir, porque en dos semanas más, los candidatos, todos, ya van a saber realmente cuál es su real posición en la preferencia electoral. Así que si al junior lo ven en el debate, es porque aún no está seguro de ir ganando como se presume en redes.

EL DEBATE SOBRE EL NUEVO FISCAL va a ser otro tema que va a cambiar el rumbo del estado. Los grupos y partidos contrarios al PRI se quieren imponer, aunque en el Congreso no son mayoría, para que no se elija nuevo fiscal, sino que esa decisión la tome el que sea el siguiente gobernador. No hay nada más ilegal que los diputados opositores estén pidiendo una ilegalidad. Que se elija al sucesor de Veytia, de acuerdo a los procedimientos que señala la Constitución, es facultad de Roberto Sandoval Castañeda en acuerdo con el Congreso. Dejarse influenciar y hacerles caso, va a ser un desacierto del que se va a lamentar. Los contras quieren ver sangre, y es tema de campaña para sacar más votos. Hay nombramientos que no son sexenales y se deben respetar, como los del Órgano Fiscalizador,  magistrados algunos, o altos funcionarios del mismo congreso, y todos son de control, justicia  y transparencia, ¿y por qué con ellos no piden que dejen el cargo por estar identificados con el actual gobernante? La Ley es clara, fueron electos para periodos transexenales y solamente pueden ser quitados del cargo, violando los mismos reglamentos o leyes para lo que fueron designados. No hay Fiscal y legalmente, y designarlo esta administración no sería ilegal, pero como en este país todo se arregla políticamente y no de acuerdo a la ley, se podrán hacer arreglos en lo oscurito y de esa negrura puede surgir el que va a ser el siguiente fiscal. No importa que se violente la ley, que para eso es.

Nadie puede decir que ya ganó, sino hasta después del 4 de junio, QUE ME SIGA LA TAMBORA.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario