PASTEL ESPECIAL

Francisco Javier Nieves Aguilar

Estaba en su lecho de muerte. Había llegado su último día y anunció que esa noche dejaría de existir.

Sus seguidores, sus discípulos y sus amigos empezaron a llegar. Había mucha gente que le quería; y todos fueron. Llegaron desde lejanos lugares.

Cuando uno de sus discípulos oyó que el Maestro se iba a morir, fue corriendo hasta “el centro”, y en los momentos en que cruzaba la calle alguien lo interceptó:

–El Maestro se está muriendo en su jacal. ¿Qué vas a hacer a la plaza?–. El viejo discípulo le dijo:

–Ah, es que a mi Maestro le gusta un tipo de pastel muy especial. Voy a comprárselo”.

Le costó mucho trabajo encontrarlo; pero al fin lo pudo conseguir, para de inmediato emprender el regreso con el pastel y ofrecérselo al Maestro.

Todo mundo estaba preocupado. Parecía que el Maestro estuviese esperando a alguien. Abría los ojos, miraba y los volvía a cerrar. Cuando llegó su discípulo, le dijo:

–Muy bien. Así que has venido. ¿Y dónde está el pastel?–. El discípulo mostró el pastel y se puso feliz al ver que el Maestro se lo había pedido.

Muriendo, el Maestro levantó la tarta con sus manos, ¡pero no temblaba! Era muy viejo y sin embargo no le temblaban las manos. Alguien le preguntó:

–Eres muy mayor y estás a punto de morir. Pronto habrás de expirar, pero vemos que no te tiemblan las manos–. El maestro dijo entonces:

–Nunca tiemblo porque no tengo miedo. Mi cuerpo se ha hecho viejo, pero yo sigo siendo joven, y lo seguiré siendo cuando este cuerpo se haya ido.

Luego le dio un mordisco al pastel y lo empezó a deglutir poco a poco. De repente alguien le preguntó:

–¿Cuál es su último mensaje Maestro?… Pronto nos dejarás. ¿Qué quieres que recordemos?–. El maestro sonrió y dijo:

— ¡Ah!, este pastel está delicioso.

Bonito mensaje el del Maestro, ¿no creen? Invita a la reflexión, ¿o no?… Hasta la muerte carece de relevancia. El momento siguiente es insignificante.

Así que, ¡hay que vivir el presente!; solo así podrás amar. ¡Ama! ¡Ama a tus padres! ¡Ama a tus hermanos! ¡Ama a tus hijos! El amor es una flor especial. Solo florece algunas veces. Hay millones y millones de personas que viven con una falsa actitud de enamoramiento. Creen que aman, pero solo es una creencia, ¿verdad que sí?

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario