LA GUARDIA NACIONAL PRESENTE EN DESALOJOS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

El licenciado Andrés Manuel López Obrador al tomar posesión como Presidente de la República, entre otras cosas mencionó que el pueblo de México nunca más sería reprimido, tal vez recordando las masacres del 2 de octubre de 1968 (no se olvida) y la del 10 de junio de 1971 (jueves de Corpus), y desde luego las de Acteal, de Aguas Blancas, etcétera. El portal de internet “INFORMADOR.MX”, cita al respecto textualmente: nunca daré la orden de reprimir al pueblo ni seré encubridor de la violación a los derechos humanos, por lo que garantizo que perseguiré e investigaré todos los abusos”.

Sin embargo, al parecer algunas autoridades no le han llevado el apunte a estas palabras, porque ahora ha surgido un conflicto de desalojo que se dice fue con cierta violencia de gente que se había posesionado de un predio en San Vicente, municipio de Bahía de Banderas, en el estado de Nayarit.

Supuesta violencia, porque algunos medios locales señalaron que hasta hubo presencia de la Guardia Nacional, una institución que se supone no fue creada para apoyar desalojos de asentamientos humanos, sino para otros fines de delincuencia organizada y otro tipo de crímenes. Porque estos medio locales informan que en dicho desalojo estuvieron presentes policías municipales y estatales y hasta la Guardia Nacional. Por lo que surge la pregunta de para quién trabajan las corporaciones policiacas en mención, al actuar en contra del pueblo tal vez defendiendo intereses particulares; y se entiende que las corporaciones policíacas de todo tipo están siempre para defender a la ciudadanía y no agredirla en ningún modo. Y esto porque también se informó en su momento de este desalojo, que hubo cierta violencia al amenazar a los supuesto invasores de terrenos particulares que les daban tres horas para sacar sus pertenencias porque iba a entrar maquinaria a desbaratar todo lo ahí construido.

Pero esto de los desalojos no es cosa nueva en dicho municipio nayarita, pues buscando en el portal de “youTube” respecto al desalojo, ahí están otros tantos que ya datan de años atrás y que han sido constantes en Bahía de Banderas y hasta en Bucerías; son varios de los desalojos de los que se habla y se da cuenta ahí en ese portal de internet.

Se informa y se dice que los desalojados este pasado día 13 del presente mes de agosto en el barrio de “La Misión”, de la colonia Emiliano Zapata, en San Vicente, de Bahía de Banderas, habían invadido propiedad privada. Está bien que haya una razón justificada para el desalojo; sin embargo, los tepiqueños tienen en su haber varias invasiones de predios en que mucha gente se apropio de terrenos como fue el inicio de la colonia 2 de Agosto, la Sandino, Tierra y Libertad, la Prieto Crispín, la Venceremos, la Reforma (la Taberna) y un largo etcétera que sería prolijo enumerarlas. Y si toda esa gente que invadió las ahora colonias arriba citadas se quedaron con esos terrenos, fue nada más por un pequeño detalle: no estar junto al Mar. Nada más por eso, porque no importó afectar a los ejidatarios que tenían en su haber dichos terrenos invadidos hoy convertidos en populosas colonias tepiqueñas.

El problema en sí en Bahía de Banderas es la cercanía con la Mar Océano que, por lo mismo, su plusvalía es muy alta por todo lo que significa un terreno junto al Mar y desde luego, por el emporio turístico ahí asentado hoy en día.

Cuando el Ferrocarril Sud-Pacífico de México se comenzó a extender más al sur del estado de Sonora, para llegar al centro del país, el proyecto original contemplaba desprenderse de Estación Ruiz hacia la costa, para de ahí llegar a la Sierra de Talpa-Mascota, subir a Ameca, Jalisco y así llegar a Guadalajara; sin embargo, la empresa ferroviaria no vio en la costa ningún asentamiento productivo que pudiera aprovechar en su acarreo el ferrocarril, pues entonces se dice que lo que hoy es Puerto Vallarta, era una aldea de pescadores; no había producción agrícola para acarrear por ferrocarril, por lo que se desechó ese proyecto, quedando la vía férrea tal cual y la conocemos hoy en día.

Y la pregunta surge de cómo se hicieron de los terrenos los que construyeron esos grandes hoteles que hoy engalanan al famoso puerto turístico. Igual, se debería investigar el porqué una empresa constructora, que se dice fue la que ordenó el desalojo en San Vicente, se hizo de esos terrenos que ahora reclama como suyos. Y si verdaderamente nos rige un Estado de Derecho, se debería encontrar el origen de la propiedad.

Sea pues. Vale.