LA BATALLA CONTRA EL PIRATA SWAN EN LA COSTA DE COMPOSTELA

Rodolfo Medina Gutiérrez

En octubre del año 1685, el pirata inglés Charles Swan comenzó a merodear la costa de Guatulco y Acapulco, donde atacó varias poblaciones adyacentes al litoral del actual estado de Guerrero. El 11 de diciembre de ese año la pequeña flota enemiga alcanzó Zalagua, en el actual estado de Colima.

Poco tiempo atrás, Isidro de Atondo y Antillón, en compañía del padre jesuita Eusebio Kino, había partido desde el fondeadero de Chacala hacia las Californias, y constantemente el citado almirante regresaba a Matanchén para embarcar los bastimentos que los colonos de la península necesitaban para sobrevivir.

A razón de ello, los puertos neogallegos disfrutaban de una temporal actividad, cosa que permitió a los vecinos de Compostela organizar con mayor facilidad una nutrida compañía miliciana que bajó a defender Chacala. En este lugar se supo que Swan había desembarcado en Bahía de Banderas, causando varias muertes en los pueblos de la costa, por lo cual el ejército se dividió en dos grandes secciones.

La primera encabezada por don Alonso Ceballos Villagutiérrez, presidente de la Audiencia de Guadalajara; y el alcalde de Compostela don Juan Rubio de Monroy. La segunda sección se quedó a resguardar Chacala, y estaba al mando del capitán Lorenzo de Garro y el genovés Jácome Geraldo, vecino de Compostela.

Las tropas de Villagutiérrez y Rubio de Monroy arribaron a la Bahía, donde combatieron a los invasores, obligándolos a volver al mar. Las once embarcaciones inglesas tomaron el rumbo de Chacala, obligando a los nuestros a volver hacia ese lugar.

Sin embargo, esto era un engaño, pues cuando los piratas constataron que la Bahía quedó abandonada, volvieron a desembarcar en ella. La compañía de españoles bajó completa de nueva cuenta a la Bahía, y gracias a la ayuda de unos cañones lograron expulsar a Swan el día 16 de diciembre de 1685.

La compañía de vecinos se mantuvo vigilando la costa hasta el mes de mayo de 1686, pues en enero de ese año Swan de nueva cuenta volvió a Bahía de Banderas para recoger bastimentos. En febrero saqueó Sentispac, y posteriormente asoló el litoral de Sinaloa. Estando en la región de California, una tormenta obligó a los ingleses a dar fondo en las Islas Marías, donde carenaron sus barcos.

El 10 de abril abandonaron este territorio insular, con rumbo a Filipinas. La piratería fue un peligro constante para nuestra región, durante todo el periodo virreinal.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario