Interesados en hacer cambio de identidad de género Tendrán que valorar si vale la pena: Eduardo Naya

Tepic//Ramón Vargas
Una vez reformados los códigos Civil y de Procedimientos Civiles para el Estado de Nayarit, para hacer posible el cambio de identidad de género, quienes tengan el interés de aprovechar este derecho aprobado por el Congreso local, tendrán que valorar si vale la pena hacerlo, ya que someterse al cambio implica una serie de trámites que pudieran resultarles engorrosos.

Por la acreditación de propiedades y por la modificación en documentos emitidos por instituciones educativas o por cuestiones laborales, por ejemplo, seguramente se tendrán que adentrar en movimientos burocráticos que les llevarán algo de tiempo, y para llevar las cosas al final deben tener la plena convicción de lo que quieren hacer.

Así lo consideró el titular de la Dirección del Registro Civil del Estado, Eduardo Naya Vidal, quien precisó que en el caso de la dependencia para la que él trabaja las cosas no serán nada complicadas, ya que quien quiera tener un nuevo nombre con cuestiones de género podrá acercarse “y aquí todo será como registrar a alguien que acaba de nacer”, explicó.

Aclaró, sin embargo, que hasta ahora en el Registro Civil no se tiene notificación oficial de los trámites que deberán hacerse, ni se sabe de los costos que tendrán que cubrirse por ello, porque aún no se concluye el proceso que se deriva luego de la aprobación en el terreno legislativo.

Falta que el gobernador Roberto Sandoval Castañeda firme el decreto correspondiente, para que se proceda con la publicación en el Periódico Oficial, donde tendrá que señalarse a partir de qué fecha aplica la ley que, como se sabe, ya antes fue aprobada en la Ciudad de México.

A propósito, Naya Vidal narró en la entrevista que hace alrededor de un año acudió ante él una persona del sexo masculino que ya se había cambiado el nombre por uno femenino en la Ciudad de México, y que le solicitó que aquí se hiciera el mismo trámite.

Ante la petición él le respondió que no podía hacerlo, provocando su molestia, hasta que le tuvo que aclarar que primero se tenían que reformar a nivel local los códigos ya antes señalados, y que él, como varios legisladores nayaritas, es respetuoso de los derechos de los demás, al grado que considera justo que también haya solicitudes de cambio de nombre y no por cuestiones de género, sino porque haya a quienes no les guste el que ahora tienen.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario