IMPULSA JAIME CUEVAS PROCESOS INNOVADORES PARA EL CAMPO

A través del modelo de Economía Circular

  • El gobierno municipal y el ITESO presentaron conclusiones de un proyecto de biofertilizante y plaguicida no tóxicos

Valle de Banderas//Redacción
Como resultado de los trabajos realizados con el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente -ITESO- sobre el modelo de economía circular, el presidente municipal de Bahía de Banderas, doctor Jaime Cuevas Tello, presentó un prototipo de control de plagas y fertilizante orgánico a base de Quitosán o cabeza del camarón, el cual será aplicado en una parcela de un productor de sandía en San Juan de Abajo.

“Un Ayuntamiento debe facilitar y ampliar las opciones productivas, para que los habitantes de Bahía de Banderas puedan emprender, producir, comercializar desde el sector primario, y en esta etapa de pandemia y nueva normalidad el apoyo a los emprendedores beneficia la generación de empleos, ingresos y una mejor calidad de vida para las familias de Bahía”, expresó el Alcalde bahiabanderense. 

“Tenemos evidencias y amplios estudios sobre los efectos nocivos de los fertilizantes y plaguicidas químicos sobre el medio ambiente, avanzan las prácticas agrícolas no sostenibles y se genera una contaminación acumulativa en aguas subterráneas y suelos donde se aplican agroquímicos”, explicó el doctor Alejandro Garza Santibáñez, que también estuvo acompañado por Eleodoro Ochoa, ambos investigadores del ITESO, así como José Luis Ibarra Montoya, de la empresa Chapaan Occidente, quienes crearon un compuesto a partir de sustancias que se encuentran en la cabeza del camarón (Quitosán).

Finalmente, en la reunión se explicó que posterior a la preparación del terreno, se aplicará el biocida y fertilizante orgánico, monitoreado todo el proceso de siembra y cosecha y el ITESO entregará el análisis en el que se evalué la viabilidad del proyecto que se fundamenta en este modelo de economía circular. 

“Aplicando el Quitosán en el cultivo de sandía, mejorará la calidad y rendimiento de la producción, tendrá impacto positivo en los costos de producción, y se demostrará la accesibilidad de este producto con la prueba piloto, es decir, iniciamos la fase de prueba e investigación científica, buscando opciones viables para una producción de mayor calidad, no contaminante de acuíferos ni suelos, en beneficio de todo Bahía de Banderas”, concluyó el doctor Jaime Cuevas.