Ecologistas protegerán al majestuoso Cedro de la Ganadera de Compostela

**En señal de solidaridad y de su amor por el medio ambiente, los activistas rodearon con sus manos enlazadas el majestuoso Cedro que cuenta con más de 120 años, 4.65 de diámetro y casi 30 metros de altura, cuyo espécimen fue plantado por Don Néstor Pimienta, padre de los hermanos Pimienta Aguirre ya fallecidos.

Compostela//Antonio Siordia (Donkey)
En el marco del Día del Árbol, activistas ambientales encabezados por Juan Carlos Díaz Díaz se dieron cita en el frondoso cedro que se ubica a un lado del edificio de la Unión Ganadera Local de Compostela, cuyo espécimen cuenta con más de 120 años de edad y por ser único lo convierte en un icono de esta ciudad.

En esta ocasión, los ecologistas Roma Morelos, Esteban Donis, Juan Carlos Díaz, el doctor Javier Parra y Adrián Pelayo dejaron en claro la importancia del viejo cedro para preservar el medio ambiente, por ello, además de disponerse a defenderlo para que no sea derribado por autoridades, en unidad y solidaridad realizaron acciones que permitirán a este árbol sanar sus heridas provocadas al paso del tiempo por gente irresponsable.

Juan Carlos Díaz es gente que se ha distinguido por la gran labor que realiza desde hace varios años a favor de la restauración del medio ambiente, y a través de la organización Plantando por el Planeta ha sembrado vida, plantando miles de árboles de diversas especies en beneficio de las nuevas generación, por esta razón no desaprovecha momento alguno para promover la cultura de plantar un árbol.

Cabe decir que en señal de solidaridad y dejar claro que lo defenderán de cualquier acto que atente contra la vida de este árbol, los activistas rodearon con sus manos enlazadas el majestuoso cedro que cuenta con más de 120 años, 4.65 de diámetro y casi 30 metros de altura, no sin antes presentar al pie de sus raíces un pequeño cedro listo para plantarse, cuyas características tuvo alguna vez el viejo espécimen que hoy pretenden derribar ante el anuncio de la ampliación de la avenida Wenceslao Sandoval.

Durante su visita, los activistas se dieron a la tarea de quitarle al majestuoso cedro clavos, alcayatas, fierros, sogas e hilillos, y reconocieron que hay mucho que hacer para curarlo y restablecer su salud, debido a que también, además de las heridas, tiene plaga y su interés es que tenga un mejor desarrollo.

En cuento a ello, Juan Carlos Díaz explico que hace aproximadamente 120 años este cedro fue plantado por Don Néstor Pimienta, padre de todos los hermanos Pimienta Aguirre ya finados todos, y también fue salvado en los años 70s por Don Manuel Gradilla Muñoz, quien ante la intención de cortarlo por la autoridad municipal de esa tiempo, se les planto y les dijo: “Primero me cortan a mí, que cortar el cedro”, cuya acción permitió que este árbol siga en pie y dando oxígeno a las familias de Compostela, precisó.
La idea de estar presentes en este Árbol de Cedro —sostuvo— no es solo para brindarle homenaje, sino para solicitar nuevamente su curación y salvaguardar este majestuoso ser viviente que es un ejemplo de vida natural en la zona urbana de Compostela, es responsabilidad nuestra el preservar este patrimonio tan valioso.

Cabe mencionar que por su frondosidad y frescura que despide a su entorno, en este imponente cedro se han albergado cientos de peregrinos de la ciudad de Tepic y otras localidades durante su trayecto a Talpa, pues en este lugar descansan para continuar su caminata.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario