CON PRECAUCIÓN: TANTEÁNDOLE EL AGUA A LOS CAMOTES

Serio Mejía Cano

Una plática muy recurrente y común por el momento entre amigos, conocidos y allegados es sobre qué irá a pasar en las próximas dos administraciones, estatal y municipal, que están por iniciar, porque tal y como se dice que está la situación en lo económico, al parecer nada será miel sobre hojuelas, ya que tal y como pintan las cosas podrían continuar los conflictos con el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado y Municipios (SUTSEM), las secciones del sindicato del magisterio (SEPEN) y desde luego, la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN).

Sin embargo, en donde más se está centrando una parte de la opinión pública es la papa caliente que le está dejando a su sucesor el actual presidente municipal de Tepic en funciones, David Guerrero; desde luego que el conflicto que seguirá latente para el exrector, Francisco Javier Castellón Fonseca, seguirá siendo también, como dijo alguna vez un clásico nayarita, de pesos y centavos, pero más el problemón de la gente sindicalizada al SUTSEM y posiblemente algunos miembros de la policía municipal que, se ha documentado, han sido despedidos por la actual administración municipal.

Podría existir la posibilidad de que el señor Guerrero se haya colgado del paro que realizaron el mes pasado los trabajadores del H. Ayuntamiento para tomarlo como pretexto y así despedir sin bases legales a por lo menos 111 trabajadores a su cargo y dejárselos como una mala herencia al también exsenador Castellón Fonseca; porque esto de haberlos despedido al cuarto para las doce pues como que no ha sido nada caballeroso al generarle un conflicto al próximo alcalde tepiqueño, posiblemente con la probabilidad de que las autoridades laborales no van a resolver ipso facto el problema del despido de esos trabajadores, por lo que por eso todo se cargará hacia la nueva administración municipal. De ahí que don Francisco Javier Castellón se vea obligado a poner mucha atención en todo lo que habrá de recibir revisándolo minuciosamente con lupa y al detalle para poder detectar cualquier anomalía por mínima que sea. Y si no se arregla lo del despido de estos 111 trabajadores y demás personal del H. Ayuntamiento antes de que concluya la actual administración, demandar de inmediato ante las instancias correspondientes para que quede bien asentado que es un conflicto que abrió el actual presidente municipal David Guerrero y que sea él quien lo tenga que deslindar.

Podría sonar todo esto a utopía, pero se podría dar debido a la honestidad, rectitud y ecuanimidad que ha demostrado Castellón Fonseca a lo largo de su vida pública, y además por las promesas que ha dado el también ahora exdirigente estatal del PRD y que por lo mismo, podría ser poco probable que el exrector Castellón vaya a dejar todo tal y como está o que se apoye en el clásico borrón y cuenta nueva; algo que podría no suceder porque si bien la actual administración municipal se pudiera decir que por no ser priista y que la dejó un panista aliado del PRD y que David Guerrero no ha dado muestras qué camiseta trae puesta aparte de la de generar conflictos administrativos, laborales y por ende económicos, aun así tal vez Castellón Fonseca no deje escapar la oportunidad de demostrar que sí se pueden transparentar las cosas y mostrarle a la ciudadanía que sí se puede hacer justicia y aclarar las malas administraciones y problemas con personal no nada más sindicalizado y de confianza y hasta de lista de raya, sino hasta con los elementos policíacos de la Municipal de Seguridad, quienes también andan bailando con la más fea.

Quizás no sea muy descabellado pensar que este último despido de los trabajadores afiliados al SUTSEM por parte del actual Edil de Tepic, pudiera ser una afrenta, un reto, un desafío para ver de qué lado y cómo masca la iguana por parte del señor Castellón Fonseca y su equipo y así tantearle el agua a los camotes, porque una de dos: David Guerrero despidió a estos trabajadores a sabiendas del gran conflicto que está generando o lo hizo sin pensar en las consecuencias graves que conllevará este asunto, porque es muy probable que en caso de persistir en dicho despido, los trabajadores y menos su líder sindical se van a quedar con los brazos cruzados y sin hacer nada al respecto, porque según comenta alguien que conoce del asunto, los sindicalizados al SUTSEM tienen entre sus prebendas derecho a ir acumulando días respecto a vacaciones incompletas o por días de descanso laborados para poder hacer uso de ellos cuando los necesiten.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario