CON PRECAUCIÓN: CUESTIÓN DE EXÁMENES E INVESTIGACIÓN

Sergio Mejía Cano
Cierta vez felicité a un maquinista de camino porque ya estaba próximo a asignarse en una corrida de Tepic a Guadalajara, pero dijo que no, que estaba primero otro maquinista que le ganaba en derechos de escalafón. Esto me sorprendió porque yo estaba consciente de que el maquinista que estaba felicitando le ganaba al otro en derechos. Aclarándome el maquinista en cuestión que a él y a otros dos que le ganaban en el escalafón al otro, los habían reprobado en el examen de conocimientos para favorecer al otro porque era hijo de un oficial de la entonces empresa ferroviaria Ferrocarril del Pacífico.

Me comentó este maquinista que al estar sustentando el examen de reglas para el ascenso a maquinista de camino, un compañero les dijo que eran tres los que iban a reprobar, y entre esos tres estaba el maquinista en comento. No le creyó en ese momento al que le había informado esto; sin embargo, poco después estando junto con los otros dos señalados  se les acercó un oficial de la empresa que, por ser amigos de siempre, les dijo: tú, tú y tú van a reprobar para que el que está debajo de ustedes se les suba en derechos de escalafón como maquinistas de camino.

Y así fue, tres reprobaron el examen y el cuarto pasó y se convirtió en maquinista de camino antes que sus otros compañeros que le ganaban en derechos de escalafón, y ahora estaba por encima de esos tres. Le comenté a este maquinista que por qué no habían protestado, demandado o hecho algo para que les reconocieran su examen y no perder derechos, a lo que me respondió que a quién le hubieran reclamado si ya estaban reprobados y no había vuelta de hoja. Cómo de que no, le dije al maquinista, hubieran demandado ante la Secretaría del Trabajo (ST) y ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para que les hicieran nuevamente el examen y frente al instructor que los había reprobado y exigirle a éste que expusiera las razones por las que los había reprobado y más, si es que superaban el examen ante la ST y la SCT. No, pues el hubiera ya no existe, ya ni llorar es bueno pues ya pasaron diez años de eso, dijo tristemente el maquinista.

Esto viene a colación, porque recientemente apareció en algunos medios impresos y electrónicos la nota de que tres policías municipales de Tepic habían sido despedidos de su trabajo por haber denunciado varias anomalías en el desempeño del titular de dicha policía, y que por represalias al haber difundido estas supuestas anomalías habían sido dados de baja con una antigüedad de más de 20 años en el servicio, y que ahora se habían quedado sin trabajo, pero que van a ir hasta las últimas consecuencias tope en lo que tope, según la información en los medios.

Y ahora, en el Diario Gente y Poder, en un reportaje firmado por el periodista Mario Luna, aparece la nota en donde el jefe de la Policía Municipal, Jorge Alberto Berecochea García, expone sus motivos por los que tuvo que dar de baja a los policías demandantes, aduciendo el jefe policiaco de la Municipal que los policías despedidos reprobaron los exámenes de control y confianza.

Ahora bien: ahora habría qué ver si los policías dados de baja lo fueron antes o después de haber denunciado las supuestas anomalías de que acusan al jefe policiaco, porque si los despidieron después de haber señalado el aparente mal desempeño del señor Berecochea, pues entonces sí se podría tomar como un posible acto de represalia; pero si fueron dados de baja antes de que interpusieran sus denuncias a la opinión pública, pues entonces sí que estaría de pensarse que a la mejor ya sabían que serían despedidos al enterarse que no habían aprobado el examen de control y confianza. Entonces no quedaría de otra más de que se investigara a fondo todo lo que dicen ambas partes en conflicto y desde luego, que los policías despedidos comprueben sus dichos sobre los señalamientos que hacen sobre Berecochea, cosa que al parecer sí están dispuestos a llevar a cabo de acuerdo a la información difundida en los medios. Así que al parecer tiene algo de cola este asunto.

Y desde luego que también el jefe de la policía municipal tendría que comprobar de bien a bien que realmente no pasaron dicho examen de confiabilidad los policías en cuestión; pero obviamente que ambas partes sustenten los exámenes correspondientes ante autoridades más altas y confiables para que se demuestre que verdaderamente no son aptos para desempeñar el papel de jefe y policías, respectivamente, así como investigar exhaustivamente lo dicho por ambas partes.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario