COMPOSTELA, CIUDAD PURERA POR TRADICIÓN

Antonio Siordia Carrazco

Compostela es una ciudad con un importante pasado histórico, no solo por tener el mérito de Ciudad Real y Pontificia desde hace 477 años, sino también por ser el bastión de la agroindustria, y modelo en materia de desarrollo económico para Nayarit de 1845 a 1960.

A pesar de la importancia que adquirió la agroindustria en esta zona, se fue demeritando y se desconoce el por qué, ya que ahora hay mejores vías de comunicación, más organización, más capacitación, sobre todo gente de gran valía que ha distinguido a Compostela

Empresarios del Municipio consideran que con capacitación y con el apoyo de los programas federales se puede lograr que Compostela vuelva a ser un emporio, tal como lo fue hasta los años 60s y, además, mejorarlo con la agroindustria y el ecoturismo.

Ante la falta de empleos, consideran que se tiene que ir preparando a la gente para inmiscuirla en las diversas ramas productivas y con ello la oportunidad para capacitar a la juventud para que también tenga fuente de empleo, arraigándolos en su lugar de origen, con actividades dignas, ya que el turismo es un filón de oro que puede ser aprovechado por emprendedores visionarios, rubro en el que los jóvenes van a coincidir, porque son el presente y el futuro de México, además están preparados para asumir el gran reto que implica la globalización

En la actualidad, existen condiciones para lograrlo, empero, se tiene que hacer madrugando y uniendo esfuerzos entre emprendedor y gobierno, porque Compostela tiene los recursos necesarios para crecer, sólo falta organización y capacitación constante para ser competitivos a nivel nacional e internacional.

Recuerdo que el ex extinto empresario Huilltemóc Coronado, en vida me comentó sobre la importancia de rescatar la producción de Puros y otras actividades que dieron renombre a Compostela, por ser aquí donde se contó con las empresas pureras más famosas del país que presentaron su producto en Francia y Alemania en el año de 1870, en donde obtuvieron reconocimientos.

La ciudad de Compostela durante muchos años tuvo fama por sus fábricas de puros y cigarros, pues se contaba con la producción de buen tabaco en las comunidades de la Costa de Chila y buen mercado que abarcaba desde Nayarit y el noroeste de Baja California, así como los estados de Sinaloa, Jalisco y Colima.

Raúl Rojas Flores, maestro jubilado desde hace varios años, comentÓ que su progenitor, Juan Rojas, fue socio fundador de la Nayarita, Sociedad Cooperativa de Producción Purera, que se ubicaba por la calle Hidalgo, entre General Rocha y Leandro Valle, que fue la última que dejó de operar por las excesivas cargas fiscales y problemas obrero patronales.
Explicó que tras la desaparición de esta Cooperativa, su padre tuvo que instalar su propio taller en calle Moreno número 171 oriente, zona centro de esta Ciudad, donde desarrolló la producción de puros hasta el año de 1999, fecha en que murió, actividad que ha continuado su hermano Álvaro Rojas a pesar del alto costo que tiene la materia prima y la falta de mercado.

Cabe señalar que de 1948 en adelante se crearon nuevas industrias, como, Oleaginosas, aceites y derivados, fábrica de jabón, planta avícola y estación ganadera, establecidas por Don Gilberto Flores Muñoz, siendo secretario de Agricultura, inauguradas en 1956, todas ellas desaparecidas; una fábrica de cascos para deportistas, fundada en 1971 por el norteamericano Eugene John Davis, que fue clausurada por problemas obrero-patronales.

De 1900 a 1932 en Compostela se instalaron fábricas de Panocha, Alcohol y Molino, así como beneficios de arroz, impulsados por el señor Celso Pérez Sandi, Espiridiona Ortiz, viuda de Pimienta, Manuel Castillo y Hermenegildo Carrillo.

Desde 1889 existía la fábrica de puros y cigarros “La Flor de Chila” de Ignacio Regalado, donde trabajaban 50 familias; estaba también la fábrica “Tabacalera de Compostela”, propiedad de los señores Flores Mancillas, ambas factorías obtuvieron premios nacionales e internacionales.

La purera de Ignacio Regalado, se llamó posteriormente “La Soberana”, ubicada por la calle Zaragoza, frente al actual mercado municipal; después se establecieron otras más, como “La Sultana”, del señor Donaciano Berumen Flores, que estuvo en varios lugares y finalmente en calle Rosales y Caloca; “La Sirena”, de Juan Oviedo Ulloa, en Juárez y Abasolo; “La Victoria” de J. Jesús Oviedo Girón, en Juárez y Abasolo; “La Simpática”, del señor Juan Francisco Flores, en Hidalgo cerca de Palacio Municipal; Talleres de Elaboración de Puros “La Patria”, de Leonardo Flores y Flores; Fábricas de Puros, de Rafael Ibarra Trujillo; de Guillermo Espinosa, entre Hidalgo y Morelos; y la de Rafael Valdivia, que se ubicaba en calle Moreno y Aldama. Fábrica de Puros “El Tigre” ,del señor Santiago Ceceña, entre Moreno y Zaragoza; y La Nayarita que se encontraba por la calle Hidalgo y Leandro Valle, todas ellas desaparecidas por las excesivas cargas fiscales y problemas obrero-patronales.

Actualmente, solo funcionan “Tabacos La Fama”, hoy a cargo de Domingo Bejarano Jr. y la pequeña factoría que es impulsada por el MVZ Álvaro Rojas Flores, ambos ejercen el oficio que heredaron de sus padres, Domingo Bejarano y Juan Rojas, y se distinguen por elaborar artesanalmente puros de calidad que son vendidos mediante pedidos.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario