CLAVE SECRETA: IRRITACIÓN JUSTIFICADA

Ramón Vargas

Este martes los reporteros, los de verdad, los que todos los días andan en la talacha informativa, fueron parte de la nota que se generó en el marco de la convocatoria a la conferencia de prensa que hizo la agrupación denominada “Mujeres en voz alta”… Resulta que, a pesar de haber sido convocados para cubrir la conferencia, no se les permitió el acceso al salón donde estaban las convocantes, y se les dijo que, si querían hacer entrevistas, se esperaran afuera y hasta que las mujeres terminaran de desayunar… Aún así, la mayoría de los reporteros, aunque justificadamente irritados, decidieron esperarse porque su trabajo es siempre ir tras la nota, y sabían de antemano que las “Mujeres en voz alta” hablarían de acciones para frenar la violencia que se ha desatado principalmente contra su género… Algunos reporteros reclamaron el proceder de las convocantes ante quienes accedieron a las entrevistas, mismas que dieron disculpas que a todas luces fueron incongruentes, pues todas ellas aseguraron no haberse dado cuenta que la gente de la prensa había sido ninguneada por las personas que ellas mismas pusieron a cargo de la puerta… A la hora de las aclaraciones nadie asumió el papel de coordinadora, y en consecuencia se da por hecho que, de las asistentes al salón donde sería la conferencia, entienden el empoderamiento como una status para hacer menos a los demás, no importa si son personas que les están prestando el servicio de difundir sus actividades… Lo peor de todo es que ellas mismas hablan de su repudio a la violencia y de su intolerancia a cualquier tipo de discriminación, y no se fijan que con sus actos ejercen todo aquello que aseguran va en contra de sus ideales justicieros… Ahora ya nada más faltan las críticas de los seudo periodistas, sí, de esos que se hacen pasar como trabajadores de la comunicación para ellos sí gorrear desayunos, y la respuesta que habrán de dar aquellas que, sin saber exactamente lo que quieren, se sienten en todo momento dueñas de la verdad… Cuando esto suceda los verdaderos periodistas ya podrán darse por bien servidos, pues quien les manda ser parte de un gremio infiltrado a grado tal, que hasta políticos fracasados hacen su incursión para denostar, en pasquines y redes sociales, principalmente, el trabajo de lo que han sabido mantenerse vigentes en la vida política de nuestra entidad… Ojo, mucho ojo, porque en las filas de “Mujeres en voz alta” hay diputadas y regidoras electas, que seguramente dentro de algún tiempo también estarán en el gremio de los comunicadores, porque para muestra de que pintan para fracasar como políticas, ya dieron una prueba… Secreto a voces (parafraseando a cierto funcionario): Dicen que para no correr el riesgo de ser ninguneados, los reporteros no deben ir a todas las conferencias a que los convocan. NO A LA VIOLENCIA NI A LA DISCRIMINACIÓN EN ARAS DE UN MAL ENTENDIDO EMPODERAMIENTO.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario