CARPETAS DE INVESTIGACIÓN MAL INTEGRADAS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Si antes eran expedientes y ahora carpetas de investigación, al parecer en muchos casos se siguen cometiendo los mismos vicios de no integrar debidamente dichas carpetas, dando pie a que, por lo mismo, varios imputados, aun con todo en contra en cuanto a su presunta inocencia, la libran de ser enjuiciados tal y como debiera ser; y por lo tanto, son exonerados.

Gran indignación causó tanto en la sociedad de Puerto Vallarta, como en gran parte del país, la noticia que se difundió a nivel nacional, respecto a que un funcionario de nombre Luis Alonso N, quien fungía como Jefe de Recursos Humanos en la Dirección de Seguridad Ciudadana de dicho puerto, fue sorprendido con una niña de 10 años de edad, quien estaba desnuda dentro del carro de este ahora exfuncionario; sin embargo, lo que más indignación causó en gran parte de la ciudadanía, fue que un juez, aparentemente de nombre Luis Solís Aranda, no concedió que el imputado fuera a proceso bajo el cargo de corrupción de menores, con el pretexto de que la niña en cuestión no había sentido placer alguno.

En una entrevista realizada por la conductora Griselda Torres Zambrano, para Radio Metrópoli, de notisistema.com, con la señora Guadalupe Ramos Ponce, coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos Humanos de la Mujer (CLADEM), el descuido de la integración de la carpeta de investigación por presunto abuso infantil por parte de un funcionario público de Puerto Vallarta, pudo haber sido intencional, por lo que le queda la preocupación de si intencionalmente se descuidó la integración de la carpeta, para que justamente llegara a un punto en donde no fuera posible la consignación.

Y además, añade la integrante del CLADEM, la violencia institucional que durante la audiencia la mamá de la menor violentada escuchara del juez que el agresor no sería vinculado a proceso por corrupción de menores, porque la niña de diez años no sintió placer.

Estas palabras del juez en cuestión se podrían considerar como de lo más aberrantes, pues en qué cabeza cabe que nomás por no haber sentido placer la niña, ya no procede que sea procesado el inculpado, si por el simple hecho de tenerla desnuda en su vehículo, pudo haber sido de lo más terrible para la menor, y por esto considerarse como un acto de lo más deleznable que pudiera ejercer un ser humano.

Ahora bien: ¿no tendrá este juez en su familia mujeres no nada más de 10 años de edad, sino de cualquiera otra edad y que no están exentas de ser atacadas en la misma forma o peor?
Siendo así este pensamiento obtuso del juez, sería como si un policía es acusado de tortura y este juez considera que no debe ir a proceso el policía porque el torturado no sintió dolor al momento de los tehuacanazos con chile piquín en la nariz o toques eléctricos en salva sea la parte.

¿Qué acaso este juez no consideró el terror que debió haber sentido la niña el estar desnuda con un señor que no es de suponer que la iba a bañar ni le había comprado ropa y la iba a cambiar; no, sino que posiblemente tenía este cuate las más aviesas intenciones; y desde luego, lo más probable es que no le iba a dar un sermón eclesiástico.

Lo bueno de esto es que al hacerse viral esta noticia y aparecer en medios de circulación nacional, posiblemente no la libre y se haga justicia; y no nada más con este aparente abusador, sino que también se estará investigando al juez respecto al porqué de su decisión de haber actuado como lo hizo. Porque si como lo interpreta la señora del CLADEM, de que posiblemente pudo haber sido intencional la mala integración de la carpeta de investigación, podría haber gato encerrado entre el juez y quienes detuvieron al ahora exfuncionario de la Dirección de Seguridad Ciudadana de Puerto Vallarta, Jalisco.

Así que si este señor ostentaba dicho cargo y resultó ser un mal servidor, ahora imaginemos en manos de quién podría estar la ciudadanía si la mayoría de quienes ocupen cargos similares no son investigados a fondo antes de ponerlos en cargos de protección ciudadana.

Y qué bueno que fue descubierto al parecer en flagrancia, porque de no haber sido así, tal vez las cosas hubiesen ocurrido de otro modo, en el sentido de que para que la niña no denunciara a su agresor, tal vez hasta haya desaparecido para siempre.

Y tal y como piensa por lo regular gran parte de la sociedad y policías: de que podría estar coludido en otros casos de violación y desaparición de menores, este mal servidor público.

Sea pues. Vale.