¡CAMBIO DE OPINIÓN!

Hace alrededor de 17 años, poco después de ingresar al equipo de reporteros del periódico Express, atendiendo la invitación de Don Edgar Arellano, se me acercó un hombre bonachón, pelo entrecano y sonrisa agradable…

Creo que se llamaba Don Manuel; y era evidente que atravesaba por momentos críticos en su salud personal.

Caminaba con dificultad y al parecer se dolía de la cintura, además de otros achaques. Por su aspecto deduje que no sobrepasaba de los 65 años de edad, pero estas complicaciones lo hacían ver más viejo.

“¿Tu eres Nieves?”, me preguntó, antes de que traspasara la Agencia del Ministerio Público de Ahuacatlán, donde ambos radicamos. Luego de asentir, me comentó que estaba interesado en colocar un Aviso de Ocasión en “El Regional”… “¿Cuánto me cobras?”, inquirió de nuevo. Y luego de convenir en el precio me pidió que fuera yo el que redactara ese “Anuncio”, ya que deseaba vender unas propiedades que luego me describió a su manera.

Consciente de que debería despertar el interés de los clientes, le dije que me diera algunos minutos para redactar el texto. Tomé lápiz y papel y empecé a redactar: “Se vende encantadora propiedad, donde cantan los pájaros al amanecer en las extensas arboledas, rodeadas por las cristalinas aguas de un arroyuelo… La casa bañada por el sol naciente, ofrece la sombra y la tranquilidad de las tardes”.

Don Manuel se llevó aquel “papelito” para leerlo en su domicilio, despejado, quedando que nos encontraríamos al siguiente día, por la tarde, a fin de resolver detalles.

Yo acudí directamente a su hogar; y al plantarme frente a él, le pregunté si siempre estaba dispuesto  a colocar el anuncio… “No, ya lo pensé mejor—me dijo–; después de leer lo que escribiste me di cuenta de la maravilla que tenía”.

A veces no nos damos cuenta de las cosas buenas que tenemos y vamos tras falsos tesoros. Debemos valorar lo que tenemos y que nos fue dado gratuitamente por Dios: La salud, los amigos, el empleo, la familia, el conocimiento que adquirimos, la sonrisa de los niños y el cariño de esa persona especial.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario