Agua potable, educación y seguridad, prioridades de Carlos Carrillo

Jala//Francisco J. Nieves
Será hasta la segunda semana de septiembre cuando el presidente municipal electo, Carlos Carrillo Rodríguez, dé a conocer los nombres de los principales funcionarios que lo acompañarán en su gabinete una vez que asuma el poder, “aunque aún deberán pasar por el tamiz de los regidores”, aclaró.

En ese mismo tenor, aseguró que está buscando personas conocidas por la ciudadanía, pero con un perfil acorde a su respectiva área, con capacidad y calidad moral probadas, respetuosos y con un alto sentido de responsabilidad “para darle un nuevo giro al estilo de gobierno, tal y como lo exigen los jalenses”.

Reveló que las prioridades de su gobierno serán la seguridad pública, el suministro de agua potable, la educación, así como el apoyo a personas de bajos recursos, y el deporte.

Carrillo Rodríguez comentó que la seguridad pública es uno de los temas más importantes no sólo del municipio, sino también estatal y nacionalmente.

En ese sentido, reconoció que es necesario capacitar a los elementos de Seguridad Pública y mantener una buena relación con el Ejecutivo estatal para tener el apoyo en las gestiones necesarias, “porque esto es indispensable para solucionar los problemas”, apuntó.

Por cierto, el Alcalde electo de Jala sostuvo que buscará un acercamiento con el gobernador electo a fin de sentar las bases para consolidar una buena relación estado–municipio, e indicó que se encuentra listo para trabajar mancomunadamente con Antonio Echevarría para el progreso del municipio.

Insistió que la educación, agua potable y seguridad pública, son los rubros que mayormente se deben de atender a priori; “eso es lo que me pedía la gente en campaña y es a lo que me voy a enfocar”, comentó.

Reiteró que por ahora no adelantará nombres de los funcionarios que serán sus colaboradores durante su gestión; “ahorita nos encontramos analizando los perfiles de cada una de las personas; por eso no puedo dar los nombres”, finalizó.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario