VISOR NAYARITA: REDES SOCIALES Y EL PODER DEL RUMOR.

Lic. Francisco Pérez Gómez
La verdad es importante. Se acerca el 4 de junio y con ello se acentúan los rumores y se incendian las redes sociales con apoyos a tal o cual candidato, y surgen los ” líderes de opinión”,  tratando de imponer criterios para encauzar el voto, efectuando encuestas y estudios hechos “ad hoc” en reuniones con quienes pagan sus sesudos análisis para confundir y encauzar el voto del electorado.

Hoy, se ve a las redes sociales como verdad absoluta, que han desplazado hasta la televisión que tenía más fundamentos, lo peligroso en ellas es que cualquiera opina desconociendo los temas, emitiendo su opinión particular, y esta opinión se va convirtiendo en “verdad” cuando se va compartiendo, de ahí el origen de sus impactos que mucho influyen en el actuar de la sociedad.

El rumor cuando es esparcido con doble sentido es dañino, porque en sus entrañas corre el rencor social, hace surgir los malentendidos y promueve la confrontación y la división de la sociedad, creando un ambiente perjudicial para el desarrollo y el buen entendimiento de los sectores y detiene el desarrollo de un país.

Ahora bien, en el caso de las elecciones de nuestra entidad, las redes sociales y el rumor  tienen su impacto, pero en este caso, se valoran los hechos y no los supuestos,  porque nadie es dueño absoluto de la verdad. De acuerdo a esta hipótesis, podemos emitir nuestra opinión en base a trabajo y consultas de campo, donde hemos observado las siguientes opiniones y puntos de vista: 1.- El ciudadano simple y común ya está enterado de que el rumor distorsiona y confunde a quienes han militado desde tiempo atrás en los partidos políticos. 2.- Es nuestro deber razonar el voto, porque solo así defenderemos los valores, el estado de derecho y la forma de vida en que vivimos. 3.- Atender la democracia observándola como un indicador de desarrollo humano, por lo que a la hora de votar, deberíamos estar pensando en promover la democracia y no votar por protestar.

Por ello, importante es que razonemos el voto, evaluando con responsabilidad las propuestas de los candidatos, porque respetuosamente y sin ánimo de ofender, muchos de ellos velan por los intereses de sus partidos y otros hacen propuestas vagas que hacen parecer que no tienen ni la mínima idea de cómo harán para resolverlas, da pena observar a candidatos improvisados, sin antecedentes electorales, sin formalidad ni seriedad, que aprovechando los momentos electorales se erigen como salvadores sin siquiera tener el conocimiento pleno para atender los asuntos más vitales de la administración y de la sociedad misma.

El voto es la más alta dignidad del ciudadano, se vota mal cuando votamos por un candidato y un partido que no tiene posibilidades de ganar, mucho menos si no cuentan con una estructura partidista confiable, como el caso de los llamados “independientes”, que son políticos de “temporada” que felizmente salen de “pesca”, pero que sus fines responden a intereses fácticos y sectoriales, que no tienen un ideario definido, por lo que así como aparecen, se diluyen al término de los tiempos electorales y con ello, desaparece su “amor” que juran y le perjuran al pueblo.

La juventud de ahora muy “tecnificada”, adicta y participativa en las redes sociales y por ende al rumor, votan por lo que ellos consideran una novedad, y en esta visión desestiman, si estas nuevas opciones serán las convenientes para la sociedad y votan de forma emocional y en forma de protesta contra los partidos políticos “tradicionales”, considerándolos “caducos”, porque no los entienden y siguiendo la inercia del rumor, y aquí la conveniencia de analizar detenidamente las propuestas de quienes aspiran a gobernarnos.

La sociedad requiere y exige resultados y estos solo se verán razonando el voto, analizando propuestas viables y realizables, dejando de lado el rumor nocivo y usando responsablemente las redes sociales, solo así fortaleceremos un estado democrático donde la sociedad vea que sus demandas son respetadas y atendidas. Al tiempo

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario