VISOR NAYARITA: EL GIGANTE HERIDO

Lic. Francisco Pérez Gómez

Legalizado el triunfo por las autoridades electorales estatales,  el gobernador electo deberá por “salud política” refrendar la confianza de quienes votaron por “mejores tiempos para Nayarit”, realizar una verdadera cruzada contra la corrupción, debiendo llamar a cuentas a los funcionarios de los diversos niveles sobre los que pesa la sospecha de haber hecho mal uso de los recursos públicos, de haber cometido actos ilícitos y de tener nexos con la delincuencia organizada, ¡y son varios! que no se atreven a tramitar visa de visita a los Estados Unidos por temor a ser arrestados en la frontera. No hacerlo, significaría ir dibujando su derrota política en nuevas lides electorales, y gobernar tan solo para un segmento de la sociedad, con lo que a corto plazo su gobierno se verá seriamente afectado y severamente criticado. ¿Y cómo hacer esto? De la misma manera y con el ímpetu y ardor que  proclamaba cuando pedía el voto a la población.

Se repite la historia de 1999, cuando en Coalición el PRD,PAN, PT, PRS llegaron al poder, pero como el agua y el aceite “no combinaron” por sus diferentes ideologías e intereses, al PT y PRS, no los tomaron en cuenta, quedando solos con el “pastel” el PRD y el PAN, que luego de los primeros meses de gobierno, no se entendieron, provocando su ruptura y el encarcelamiento del perredista con apellido de cítrico, de quien se rumora es el “campeón” de la venta de candidaturas que, según los enterados, le ha rendido suculentos dividendos. Ese es el riesgo de las alianzas, en el reparto de posiciones y prebendas se verá si consiguen conservar el propósito de unidad que por ahora los tiene “en una romántica relación” como triunfadores.

Lo anterior me recuerda  la frase expresada por el general japonés Isoruku Yamamoto después del ataque a Pearl Harbor, donde destruyó la poderosa flota aérea de los Estados Unidos de Norteamérica: ¡Siento que todo lo que ha pasado ha despertado a un gigante dormido que terminará esto con un terrible resultado! ¡No, el PRI local no está acabado, solo está herido!, y en estas condiciones es aún más peligroso porque se está reagrupando, se está lamiendo las heridas y en la derrota se está fortaleciendo.  La coalición que hoy se levanta con el triunfo deberá de tener cuidado, el Gigante solo está herido, pero  jamás derrotado.

Morena cumplió con su cometido y se convirtió en la tercera fuerza política del estado, la ciudadanía desechó a los denominados “independientes” que solo fueron figuras ansiosas de reconocimiento social, solo eso, y al no ser reconocidos, desaparecerán de la palestra política y muy raro será que aparezcan en otras contiendas electorales, no sería raro verlos incrustados en algún puesto gubernamental cobrando “su cuota” de participación.

El PRI como oposición deberá ser más crítico no por conveniencia sino por obligación, deberá ser propositivo, haciendo a un lado el “lastre nocivo” que significan los elementos que no comulgan con los intereses de su partido y de los ciudadanos, renovarse, deslindarse de aquellos personajes que han atraído la atención ciudadana por sus actos de corrupción y soberbia que tanto lo dañan y que son repudiados por la militancia.
Viene la hora de la verdad y no de la simulación, la hora del desafío del cumplimiento de las promesas hechas al pueblo en aras de obtener sufragio. ¡Firmas no don Cruz!, así le decían a “Don Cruz Treviño de la Garza”, interpretado magistralmente por el actor Andrés Soler, cuando quería gozar de un trago o adquirir un artículo en la ya clásica película “La oveja negra”, luego pues, el firmar los compromisos no garantiza su cumplimiento, el pueblo ansía hechos que resuelvan su situación o que al menos otee en el horizonte la luz de la esperanza de un cambio verdadero. Al tiempo.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario