UN PLANTÓN DE GENTE FIFÍ, MUY SUI GÉNERIS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Ya se ha dicho que hay de plantones a plantones y de manifestaciones a manifestaciones. Este plantón del llamado Frente Nacional Anti AMLO (FRENAA), parece más bien una parodia de un verdadero plantón, debido a que los manifestantes, y desde luego su principal incitador, Gilberto Lozano, no quieren pasar incomodidades, a las que quienes han participado en verdaderos plantones han tenido que soportar.

Se ha documentado que tanto el señor Lozano como la mayoría de la gente se retira por la noche, y el mismo incitador ha manifestado ante los medios que lo han entrevistado, diciéndole a los que preguntan por qué las casas de campaña están vacías, les dice que “no sean estúpidos, que quién aguanta 24 horas en una casa de campaña” y, mostrando una intolerancia inaudita, invita a alguien que está fuera de cámara de un video que subieron a las redes sociales, que traiga a “su madre a ver si ella aguanta estar ahí.

Obviamente que en sí, este plantón de FRENAA no inquieta en lo absoluto por la poca fuerza que representa; sin embargo, lo que sí debe de inquietar es la esquizofrenia que muestra a cada instante el incitador Gilberto Lozano, despotricando aquí y allá denunciando cosas por demás inverosímiles; pero en sí, no habría que admirarse del señor Lozano, no, sino de las personas que lo están siguiendo ciegamente, que afortunadamente son la minoría, porque la mayoría se ve que es gente pudiente que se deja engañar con el petate del muerto, quizás porque no están dispuestas a abrir su mente analizando e investigando el porqué en esta nueva administración federal se les está exigiendo a todos los empresarios que paguen sus contribuciones como debe de ser, que eso de que el presidente es un comunista está más lejos de ser que la distancia de la tierra al Sol.

Ahora con las redes sociales se tiene acceso a información de todo tipo, a favor y en contra de todo y de todos, por lo que mirando diversos videos, se puede llegar a una conclusión intermedia o tal vez cargada hacia un lado, pero sopesando varias opciones, y no irse con la finta de lo que dice un solo individuo, porque lo mejor es escuchar todos los puntos de vista que sean posibles y, en determinado caso, que sea el sentido común de cada persona la que la haga pensar más y mejor en lo que sucede en realidad. Porque precisamente en algunos videos de las redes sociales, se ha visto y oído gente decir que la Guardia Nacional está llena de venezolanos, que AMLO es un chamán que sacrifica niños en conjuros nocturnos durante noches de Luna llena, que está llevando al país al comunismo, etcétera; y todo esto señalado por Gilberto Lozano que aprovecha tal vez la buena fe de esa pobre gente que le cree sus falacias.

Se entiende que una manifestación como la de FRENAA, por más pequeña que sea, necesita recursos económicos para poder sostenerse, así que la pregunta sería de dónde salen todos esos recursos, quién está patrocinando todo esto que supuestamente irá para largo, ya que el mismo señor Lozano ha dicho abiertamente que cuenta con recursos para aguantar mínimo tres años este plantón. Que si bien es un plantón sin gente las 24 horas, de todos modos se presta para llamar la atención.

Y lo malo de todo esto, es que la situación se está polarizando de más, y nada más falta que algunos infiltrados diciéndose seguidores de AMLO, le prendan fuego a las casas de campaña o que haya algún tipo de agresión entre los manifestantes y se prenda la mecha detonando en un verdadero conflicto entre los de FRENAA y supuestos defensores de AMLO. Porque nada más falta ese detonante para que todo esto de la toma del Zócalo de la Ciudad de México degenere en violencia que, tal vez, es lo que están pretendiendo algunas personas.

Por lo pronto, ya se han estado acercando a la plancha del Zócalo capitalino infinidad de seguidores de AMLO despotricando contra los de FRENAA, que los están cucando más ahora que se hicieron presentes a bordo de vehículos de lujo queriendo ingresar al Zócalo, ya que si no lo pudieron llenar de gente, al menos lo irán a llenar de vehículos; aunque ni modo que los dejen esos vehículos ahí tres años o más, pues se entiende que todo es puro ruido mediático que lo más probable es que no llegue a nada.

Pero lo que sí es muy palpable es que este movimiento de FRENAA se está convirtiendo en un movimiento más religioso que político, y lo triste es la intolerancia de creyentes que no toleran a los que disienten de su protesta y de sus proposiciones muy respetables.

Sea pues. Vale.