UN CLARO AGRAVIO A NUESTRA BANDERA NACIONAL

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), lanzó un decreto declarando como días de luto nacional por la pérdida de vidas debido al Covid-19 los días 31 de octubre y el 1 y 2 de noviembre del presente año, y por lo mismo, que la bandera nacional debería permanecer a media asta durante estos días, como marca la Ley sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacional.

Sin embargo, de acuerdo a una nota informativa del portal de internet de La jornada, firmada por Alma E. Muñoz, los integrantes del movimiento Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAA), impidieron que se izara el lábaro patrio en la plancha del Zócalo capitalino; añadiendo además la reportera, que desde que los manifestantes llegaron al zócalo, los soldados no han podido hacer el izamiento tradicional de todos los días por impedírselos los manifestantes de FRENAA, y que incluso ni la Catedral Metropolitana arrió la bandera tal y como debe de ser.

Se entiende que si hay una ley referente a los símbolos patrios, ésta debe de ser cumplida a cabalidad, por lo que el hecho de que los integrantes de FRENAA impidan que se cumpla con el tradicional izamiento de la bandera nacional en el centro del zócalo, como se ha hecho diariamente a las seis de la mañana de todos los días, excepto ahora que está ocupada dicha plaza y, si en la Catedral Metropolitana no ha sido arriado nuestro lábaro patrio, obviamente que se está incurriendo en un delito, pues se está haciendo un agravio a uno de los símbolos más emblemáticos de la República Mexicana; y además, los encargados de la Catedral Metropolitana deben de tomar en cuenta que dicho inmueble es un edificio público porque pertenece a la Nación Mexicana, y tal y como lo establece el artículo 15 de la ley citada referente a los símbolos patrios, todos los edificios públicos deberán de exhibir en alto la bandera nacional, excepto cuando se tenga que mostrar a media asta o que no se pueda izar por causas fortuitas o de fuerza mayor; y claro, que el hecho de que estén plantados unos manifestantes en el zócalo capitalino, no se podría considerar una causa de fuerza mayor, por lo que quienes impiden el izamiento de la bandera tanto en la plancha de zócalo, así como en la catedral, están incurriendo en un claro delito.

Sin embargo, en cierta forma esto podría significar algo más que un agravio a la bandera nacional, pues se está despreciando uno de los símbolos más emblemáticos de la Patria, por lo que significa el respeto absoluto a nuestro lábaro patrio, que es nuestra enseña que desde siempre se nos ha inculcado que a nuestra patria la debemos defender y proteger contra todo ataque que sufra, y nuestra bandera significa el suelo patrio, por lo que cualquier agravio a la bandera es un claro agravio a la Nación, a la Patria, al suelo que nos vio nacer y el que debemos defender a toda costa contra quien sea.

Así que no es poca cosa lo que están haciendo los de FRENAA al impedir que se haga el izamiento de nuestra enseña patria, pues al negarle su derecho, estos integrantes de este movimiento, ya están traicionando en sí a nuestra patria, pues bajo ninguna excusa ni pretexto se le debe faltar al respeto a la bandera nacional; y precisamente es lo que están haciendo los de FRENAA al agraviar la bandera al no permitir que se alce en su asta como se ha mostrado todos los días, de acuerdo con la ley. Pues claramente lo señala el artículo 12 de la ley referida, al señalar que: “Los Honores a la Bandera Nacional se harán siempre con antelación a los que deban rendirse a las personas”. Por lo que se entiende que la Bandera Nacional, por simbolizar a la Patria en sí, está por encima de las personas que impiden que sea izada. Más claro ni el agua, por lo que las autoridades correspondientes ya deberían de actuar al respecto en contra de todas estas personas que están agraviando a nuestro lábaro patrio.

Y a propósito de agravios, hubo un tiempo en que hubo protestas de padres de familia y profesores que señalaban que en algunas escuelas públicas de educación primaria había niños que se negaban a rendir honores a la bandera, tal y como se acostumbra todos los lunes de cada semana. Y claro que los niños lo hacían por obediencia a sus progenitores que pertenecen a diferentes religiones, y que les inculcan a sus retoños que no tienen por qué rendir honores a “un trapo”; pero hay una ley que se tiene que cumplir, y aquí podría entrar el dicho de que el desconocimiento de las leyes no se acepta como disculpa.

Sea pues. Vale.