Trastorno de Estrés Post Pandémico: ¿Cómo saber si sufres de él?

El estrés es una experiencia física o emocional muy común entre las personas. Ocho de cada diez habitantes de la población mundial están estresados y, en un contexto de pandemia, esta situación se ha incrementado. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la crisis sanitaria ha provocado un “trauma masivo” a mayor nivel que la segunda guerra mundial. Según los especialistas, este choque emocional se denomina Trastorno de Estrés Postpandémico (TEPP), una condición originada por factores como la cuarentena, la pérdida de trabajo, el distanciamiento social, las preocupaciones generalizadas, entre otros. 

Trastorno de Estrés Postpandémico 

Los síntomas del trastorno de estrés postpandémico son similares al trastorno de estrés postraumático (TEPT), una afección de salud mental desencadenada por experiencias aterradoras como desastres naturales, accidentes automovilísticos o una agresión sexual. 

Algunos casos por mencionar son un aumento de ansiedad, enfado, irritabilidad, sensaciones de impotencia o angustia grave, trastornos del sueño, alteraciones en el apetito, pensamientos incontrolables y negativos. 

Desafortunadamente, el TEPP todavía no es reconocido como una condición de salud mental. Sin embargo, los expertos consideran importante establecer medidas preventivas porque el impacto se mostrará cuando la pandemia haya terminado. Actividades como hacer ejercicio, dormir bien y mejorar la alimentación influyen significativamente para evitar el estrés. 

Fernando Cabrera, especialista en psicología deportiva de Fitforbeach, sostiene que las actividades aeróbicas de intensidad baja o moderada, como caminar, correr, montar en bici y bailar, mejoran la calidad del sueño, ya que disminuyen el tiempo de latencia del sueño. Es decir, el tiempo que tardamos en quedarnos dormidos. También disminuyen los síntomas de ansiedad y mejora el estado de ánimo por la liberación de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad. 

Respecto a la dieta, las personas que sufren estrés tienden a comer alimentos con alto contenido calórico, lo que incrementa males como dolores de cabeza e insomnio, sensaciones de tristeza o irritabilidad. Los estudios han confirmado que las carencias nutricionales, como falta de vitaminas, minerales y aminoácidos, suelen producir un aumento de malhumor o problemas de ansiedad. 

Apoyo psicológico 

El apoyo psicológico en los pacientes cumple un rol fundamental para afrontar el trauma, ya que la recuperación y rehabilitación puede ser prolongada y desafiante. 

Las personas deben buscar ayuda cuando: 

  • Presentan problemas para desenvolverse adecuadamente en casa o en el trabajo. 
  • Sufren miedo, ansiedad o depresión severa. 
  • Se sienten incapaces de formar relaciones cercanas y satisfactorias. 
  • Experimentan recuerdos aterradores o pesadillas. 
  • Se sienten emocionalmente insensibles y desconectados de los demás. 
  • Buscan consumir alcohol o drogas para sentirse mejor. 

Encontrar al terapeuta adecuado puede tomar tiempo, ya que es importante establecer una buena relación con el mismo. 

Elija un experto en traumas con el que se sienta cómodo y pregúntese si se siente seguro, respetado y comprendido durante las sesiones, si el terapeuta entendió lo que estaba hablando, si podría llegar a confiar en el terapeuta, entre otros ejemplos.