SÍ, QUE SE ELIMINEN LOS CARGOS PLURINOMINALES

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

SÍ, QUE SE ELIMINEN LOS CARGOS PLURINOMINALES

Bueno, pues al parecer por fin se le ha puesto la atención debida a un flagelo para el erario y, por ende, para gran parte de la ciudadanía, ya que ayer martes, en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se refirió a que tiene la obligación de enviar, por lo pronto, tres iniciativas de ley: una que fortalezca a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), otra para reformar y democratizar al Instituto Nacional Electoral (INE) y otra que ya tiene tiempo siendo un clamor popular: la de quitar de una vez y para siempre a los diputados y senadores por representación proporcional, es decir, las nefastas plurinominales.

Fortalecer a la CFE para que tenga el 54 por ciento, por encima de las compañías privadas a las que por ahora se les da prioridad para el despacho de la energía eléctrica; renovar al INE para que los consejeros sean totalmente ciudadanos independientes y sin compromisos con ningún partido político en particular, como ahora que son los mismos partidos quienes proponen a dichos consejeros electorales; y eliminar a los diputados y senadores plurinominales para que queden únicamente los verdaderos representantes populares.

Y en verdad que ya tiene tiempo que el que se eliminen las plurinominales se convirtió prácticamente en un clamor popular, tanto por sangrar al erario y porque la mayoría de quienes llegan a ocupar dichos cargos no representan en sí a ningún sector de la sociedad más que a ellos mismos y, desde luego, a quienes los colocaron ahí.

Se entiende que los cargos por representación proporcional fueron creados para que los partidos minoritarios tuvieran voz y voto en el Congreso de la Unión, sin embargo, y como todo lo que crea el ser humano, esta iniciativa se echó a perder al tomar para sí estos cargos también llamador plurinominales los partidos en ese entonces mayoritarios como el PAN, el PRI y el PRD, y tan así aprovecharon las plurinominales, para colocar ahí a sus legisladores clave que por lo regular han sido los que han llevado la voz cantante ocupando las dirigencias en ambas Cámaras diciéndoles a sus congéneres cuando sí y cuando no levantar la mano (o apretar el botón hoy en día gracias al avance de la tecnología); y quienes han ocupado estos cargos de representación proporcional han sido por lo regular entes políticos que por sí mismos no hubiesen ganado su cargo mediante el voto popular, pero que llegaron ahí para hacer extensivos los dictados por el dedo mayor. Y obviamente, también para protegerse a sí mismos y protegerlos mediante el dichoso fuero político, pues en caso de que algún político comenzara a ser cuestionado por malos manejos, de inmediato se busca acomodarlo en una plurinominal para que el fuero lo proteja y pase cómodamente a ser literalmente impune ante la ley.

En todos los partidos políticos, quienes han ocupado los cargos plurinominales son los acomodaticios de siempre y que parecen chapulines saltando de una Cámara a otra y viceversa, personajes oscuros mirando más en sus propios intereses y de grupo, que por el bienestar ciudadano.

¿En algo benefició al país la presencia de Manlio Fabio Beltrones Rivera, Emilio Gamboa Patrón, Carlos Romero Deschamps, Víctor Flores Morales, Porfirio Muñoz Ledo, Jesús Zambrano Grijalva, Jesús Ortega Martínez, Javier González Garza, Carlos Navarrete Ruiz, Ricardo Monreal Ávila y un largo etcétera? La mayoría puros acomodaticios que jamás hubiesen ganado el voto popular y que, sin embargo, han llegado a ocupar algunos de estos personajes y otros la directiva de las Cámaras y de sus bancadas sin que nadie del pueblo elector los haya elegido, más que sus padrinos a quienes se ven obligados a servir antes que a la población.

Y tan es un clamor popular que se eliminen de una vez y para siempre dichos cargos plurinominales, que hasta la hoy secretaria de Economía Tatiana Clouthier, quien ha llegado a ocupar puestos de representación proporcional, también está muy de acuerdo en que ya no tienen razón de ser, y que ya no deben de existir los cargos plurinominales.

Nuestros legisladores le hayan acomodo a todo lo que crean, pues lo convierten más en beneficio de ellos mismos que en algo bueno para el pueblo. Pues por ejemplo, el fuero político se estableció en la Constitución Política para proteger a los diputados y senadores por lo que dijeran en tribuna, pero ahora dicho fuero lo tiene la mayoría de servidores públicos. Igual las pluris, que fueron para los minoritarios y los tomaron los grandes.

Sea pues. Vale.