SE NECESITAN GOBERNANTES DEL PUEBLO


Ricardo Esquivel Castañeda

En estos días, varios medios de comunicación de Nayarit han publicado notas donde se dice que ex servidores públicos de la administración de Roberto Sandoval se encuentran prófugos de la justicia, describen lo que está haciendo la Fiscalía General del Estado, que es investigar a ex funcionarios de administraciones pasadas, donde se han presentado órdenes de aprehensión para éstos por delitos de extorsión, tortura, uso indebido de funciones, así como peculado y despojo de inmuebles. Además de esto, han publicado otras noticias que describen esta situación, pero de otros personajes destacados de la política local nayarita.

Si es cierto o no, eso ya es un asunto que le corresponde a las autoridades competentes, lo que llama la atención es el realce que le dan los medios de comunicación, pues lo que se denuncia en las notas abona a la idea que se tiene de México, que el poder se utiliza para todo, menos para beneficiar al pueblo.

No vamos tan lejos, los incorruptibles de la 4T, que llegaron al poder con la bandera de acabar con la corrupción porque según ellos es el mal principal del país, no llevan ni la mitad de su periodo y ya han dado muestras de lo que son capaces de hacer, superando con creces a los que tanto criticaron. Como todos supimos, hace algunas semanas renunció Jaime Cárdenas, encargado del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) y donde se supo, por las declaraciones que hizo a la prensa, que en ese instituto que guarda lo robado, se estaban robando lo confiscado, y se detallan todas las fechorías que ahí se cometen. La 4T “combatiendo la corrupción”.

Retomando el tema, en los estados y en todo el país es la misma situación, la clase política y económica siempre está pensando cómo sostenerse en el poder, no importa si se sostiene a base de mantener sojuzgado al pueblo que la legitima en el poder. Es importante decir que mientras el pueblo está sin trabajo, padeciendo hambre, con una pandemia que ya ha provocado más de 80 mil muertos y con problemas gravísimos de inseguridad, nuestros gobernantes salen a relucir, no por su trabajo sino por los delitos que se han cometido contra el pueblo.

En otros pueblos, como el de China, el Gobierno está pensando cómo acabar con la pobreza de su gente, cómo desarrollar su comercio con el exterior, cómo desarrollar la ciencia y la tecnología, lo vimos ya en su respuesta ante el problema de la pandemia, donde el Gobierno movilizó ejército, personal de salud e invirtió miles de millones de dólares para combatir la Covid-19, vemos cómo se invierten muchísimos recursos para comunicar todas las alejadas regiones del centro del país asiático, por carreteras y por ferrocarril, construyen puertos y aeropuertos, etcétera, lo que se nota pues, es que el Gobierno está viendo cómo hacer que su pueblo se desarrolle y tenga una vida digna y decorosa.

En México se hace todo lo contrario, los recursos se utilizan para enriquecer a unos pocos mientras el país se hunde cada día más. Los gobernantes no están pensando cómo desarrollar a México. Los problemas graves como la pandemia, el desempleo y la inseguridad no se están atacando, toda la política gubernamental está enfocada a ganar el poder en las elecciones del 2021 y los problemas sociales de la gente se relegan a segundo plano.

En el estado de Nayarit, donde también trabaja el Movimiento Antorchista entre los sectores más vulnerables del campo y la ciudad, vemos como algo muy difícil la situación de estos sectores, donde la gente necesita alimentos, recursos económicos para atenderse de problemas de salud, carece de trabajo, arreglo de carreteras, viviendas y muchas otras necesidades más. ¿Cuál ha sido la respuesta del Gobierno estatal a las necesidades de la gente?, pues la misma que da el Gobierno federal, “no hay recursos”.

Por eso, cuando en los medios de comunicación publican videos, denuncias, escándalos de corrupción y demás actos indebidos de nuestros gobernantes, es útil señalarle al pueblo que éstos no están pensando en las mayorías mexicanas y sus problemas; pero mostrarlo solamente no es suficiente para enderezar el rumbo, se requiere ahora más que nunca que los pobres de Nayarit y de México entiendan que se requiere de la unidad y organización para todo, para exigir que se invierta en los pobres y para colocar en el poder a gente del pueblo.