SE ENOJÓ BENITO

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas

SE ENOJÓ BENITO
Benito Rodríguez Martínez, titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, se vio sumamente enojado este miércoles contra los gerentes de los diferentes bancos establecidos en la capital nayarita, porque todos ellos se han negado a colaborar con la aplicación de las normas sanitarias.

Sin mucho pensarlo dijo que se procederá a la clausura de aquellas sucursales en las que no se respete la sana distancia cuando los usuarios se encuentren en el exterior.

Decir que no es responsabilidad de ellos lo que pasa en la calle, como ya lo dijeron, no les servirá para evitar ser sancionados, advirtió el funcionario.

OTROS ENOJADOS
La mañana de este miércoles propietarios y empleados de gimnasios de Tepic marcharon por la avenida México y se manifestaron frente a Palacio de Gobierno, para exigirles a las autoridades estatales que les permitan abrir porque necesitan trabajar para llevar el sustento a sus hogares.

Los manifestantes estaban enojados, porque el gobierno ya permitió que se abrieran los restaurantes con venta de bebidas alcohólicas, mientras a ellos que se dedican a fomentar el ejercicio para que las personas lleven una vida más sana, no les permiten que se ganen la vida.

Lo peor vino cuando el Secretario de Salud les dijo que no es posible darles una respuesta favorable, ya que los gimnasios están considerados como espacios de alto riesgo para los contagios.

POLICÍAS EN ACCIÓN
Parece ser que ahora sí va en serio eso de no permitir que haya personas en la calle sin cubrebocas, o que salgan de sus casas, sobre todo rumbo al centro de la capital nayarita, sin tener ningún asunto importante que atender.

Su servilleta dice lo anterior, mis drásticos lectores, porque este miércoles los policías tanto municipales como estatales se vieron en acción, reconviniendo a todos aquellos que sin preocupación alguna se pasan por el arco del triunfo las disposiciones sanitarias.

Y que no le sigan los irresponsables, porque al parecer hay la instrucción de llevarse al tambo a los que se pongan charrasquelosos.

SECRETO A VOCES: Dicen que los morenos podrían quedar morados, de tantos golpes que se dan al interior de su instituto político.