REGLAMENTO DE TRÁNSITO MUNICIPAL YA OBSOLETO

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

El pasado día 10 de este mes de septiembre, en el portal de internet de nnc.mx apareció una nota firmada por el señor Fernando Ulloa, en donde resalta que el diputado independiente Pedro Roberto Pérez Gómez, acudió al Tribunal Superior de Justicia del Estado de Nayarit para presentar un recurso de inconstitucionalidad en contra de los municipios del estado por no armonizar sus reglamentos de tránsito con una reforma de movilidad aprobada por el Congreso Estatal desde el día 07 de enero del año en curso.

Y esto, porque al no haberlos armonizado con dicha aprobación que determina que ya no se deben de retirar las placas ni la tarjeta de circulación ni la licencia de manejo, los agentes municipales siguen con esa práctica ya anómala; y si bien los agentes de vialidad municipales podrían alegar que ellos se apegan a su propio reglamento, éste en sí ya no debe estar rigiendo, pues tendría que estar armonizado con la nueva reforma a la vialidad en el estado en que se elimina esta práctica.

Y en esto, coincide el diputado sin partido político, con el pensamiento de la gran mayoría de ciudadanos que han sufrido este abuso por parte de los agentes de vialidad que siguen quitando placas, por considerarlo como un robo, debido a que es propiedad privada y por ningún motivo podrían ser quitadas de su lugar; aunque claro está, y como se cita líneas arriba, los agentes municipales de movilidad aún tienen en su reglamento esta disposición que a todas luces siempre ha sido inconstitucional, porque viola el artículo 16 constitucional de todas las formas que se le quiera ver, ya que ninguna ley secundaria o reglamento de ningún tipo puede estar por encima de la Carta Magna. Así que cada vez que un agente vial quita una placa a un vehículo, prácticamente está cometiendo un delito, aunque así se lo mandate su reglamento. ¿O no es así?

Abordo un taxi el domingo por la noche, y antes de abordarlo miro que no porta la placa delantera, por lo que después del saludo y decirle mi destino al conductor del taxi, de inmediato surge la plática respecto al porqué no trae la placa delantera. A lo que el taxista muy compungido me dice que tampoco trae la de atrás. Ah caray, ¿y eso por qué?

Comenta el taxista que el día anterior al ir circulando por la calle Ejido en la colonia Santa Teresita, lo detuvo un retén de vialidad, y uno de los agentes le preguntó sobre el pago del refrendo, a lo que el taxista le respondió al agente vial que aún no pasaba la revista del vehículo porque necesitaba traer el carro al cien, y que ya una vez que estuviera en óptimas condiciones, iría al pase de revista y de ahí a pagar el refrendo mentado; pero que el dirigente de su asociación le había dicho que como debido a la pandemia todo se había detenido y que apenas a mediados de julio habían comenzado a trabajar para el pase de revista, y que su mismo dirigente les aseguró a sus agremiados que el gobierno les había dado de gracia hasta el mes de diciembre para ponerse al corriente en todos los aspectos. Y como traía todos los demás papeles en regla, lo dejaron continuar con la advertencia de que hiciera todos los trámites lo más pronto posible.

Sin embargo, ese mismo día lo detuvo un agente vial en motocicleta, al que le dijo lo mismo que a los del retén anterior, pero con este agente vial no hubo excusa ni pretexto que valiera, y además, el agente vial le dijo al taxista que lo que les había dicho su dirigente no era cierto, y que le preguntara que en cuál articulo decía que tenían todo ese tiempo para regularizarse, así que procedió a quitarle la placa trasera, sin que ninguno de los argumentos expuestos por el taxista contaran para nada para el agente vial.

Y para acabarla de amolar, comenta el taxista que en el día había llevado a un pasajero al Mercado Juan Escutia, y que ya en otras ocasiones se había estacionado en la intersección de la calle Durango esquina con Zaragoza, pues no se puede llegar directamente al mercado, y que en eso le llegó otro motociclista de vialidad y no nada más lo infraccionó por estar mal estacionado, sino que le quitó la placa delantera también.

Comenta el taxista que por más que le pidió de favor al agente vial que jalara, que ya venía cliente y que ya se iba a ir, el agente vial le comentó que eran mínimo 500 pesos para recuperar la placa; y para acabar pronto, que le dijo el agente vial, ahora la traemos contra los taxistas. Lo triste del caso es que bajó mucho el trabajo de pasaje, y no saben cómo hacerle los taxistas.

Sea pues. Vale.