Realizan en el hospital del ISSSTE exitosa cirugía de cerebro

Tepic//Redacción
Una tomografía ayudó a los especialistas del hospital Dr. Aquiles Calles Ramírez del ISSSTE a confirmar del diagnóstico de don Ramón Gómez Bañuelos: un tumor cerebral ocupaba una cuarta parte del cráneo y además de causar estragos en su estado de salud ponía en riesgo su vida.

Algunos meses antes la familia del paciente de 74 años advirtió ciertos cambios en su comportamiento, como una leve pérdida de la memoria, episodios de ansiedad y fatiga. Dichos síntomas suelen ser comunes en la demencia senil propia de la edad e incluso en los trastornos de depresión.

Sin embargo, cuando comenzaron a presentarse otros síntomas como fuertes dolores de cabeza, dificultad para caminar y desorientación don Ramón fue sometido a una tomografía que evidenció la presencia de un meningioma gigante intracraneal cuyo tamaño y evolución hicieron necesaria una pronta cirugía.

El procedimiento quirúrgico estuvo en manos del neurocirujano Juan Carlos Rodríguez Navarrete, quien contó con el apoyo del anestesiólogo Jaime Dávila Robles y el equipo de cirugía del fin de semana del hospital. “Tras cuatro horas de cirugía logramos extraer un tumor del tamaño de una mandarina grande que afortunadamente fue de  naturaleza benigna y que surgió en la meninge que es la capa que envuelve y protege al cerebro”, señaló.

Destacó que el éxito en la atención del paciente se debió también al esfuerzo conjunto de los trabajadores que conforman los diversos servicios involucrados en su atención, desde medicina interna hasta cuidados intensivos, desde el personal de enfermería hasta los administrativos que hicieron su parte para que esto se llevara a cabo.

Después de una breve estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos de dicha unidad médica el paciente fue dado de alta y enviado a su casa con recomendaciones específicas para su recuperación. De acuerdo al personal médico y a su familia, don Ramón mostró una rápida y notoria evolución, sin presentar déficit en la funcionalidad cerebral, ni secuelas de ningún tipo.

“Después de una semana de estar en casa comenzó a caminar sin ayuda de la andadera y nunca fue necesaria la silla de ruedas que habían recomendado para las primeras semanas después de la operación. Todos, incluyendo a sus médicos estamos contentos y sorprendidos por su notable mejoría”, señaló María de Jesús Martínez, esposa del paciente.

Por su parte, Ramón García agradeció la oportuna atención del personal que tuvo la responsabilidad de cuidar su salud. “Todo es cuestión de mantenernos activos siempre, yo tan pronto me jubilé de obrero me dediqué a la plomería y a la electricidad. Hoy estoy echándole ganas para seguir con mi vida habitual. Hay que hacerle la lucha a las circunstancias que se nos presentan, para mí fue como volver a nacer, así que hay que vivir la vida”, concluyó.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario