QUE ME SIGA LA TAMBORA: **Más vale aquí corrió que aquí murió

Por El Piperagüit

**Más vale aquí corrió que aquí murió
**Declaraciones infortunadas
**Salir o no salir…
**Ah bueno
**Le echan tierra al asunto
**Hay que aprender a nadar

CUANDO SE TRASTOCA LA SEGURIDAD, renglón importante del gobierno, es hora de decir más vale aquí corrió que aquí murió. Es mejor estar preparado con chaleco antibalas o cuidado por horrorosos guardaespaldas. No es lo mismo seguridad voy llegando que seguridad ya te vas. La señales, muy equivocadas en su envío, por cierto, de que la seguridad se garantiza, nos mandan a la guerra, vaya usted a saber si con fusil y balas.

MUJERES, MEJOR NO SALGAN A LA CALLE porque es la mejor manera de protegerse y permitirle a los encargados de seguridad que trabajen menos en su función y así a Usted, venerable dama, de seguro no le va a pasar nada. Las declaraciones infortunadas del secretario General de Gobierno, Armando Gómez Arias, en ese sentido, dejaron abierta la duda si era real la seguridad. Y para remate, advierte que no se puede garantizar la seguridad de las mujeres. Con esas expresiones oficiales y válidas, advierten un estado que se va a teñir de rojo por aquello de no te entumas. Lo mejor es que si nada tiene que hacer en la calle después de las nueve de la noche, hay que hacerle caso al TOQUE DE QUEDA que casi pronunció el Secretario General de Gobierno, quien de seguro algo sabe y no lo quiere platicar.

SALIR O NO SALIR A LA CALLE, ESE ES EL DILEMA, porque a las mujeres ajusticiadas parece lo hicieron adentro de una casa. Total que si salen, malo, si se quedan adentro, igual. Andar en la calle, con o sin asunto, solamente para no soportar el tremendo calorón que se siente, ya es motivo para estar expuesto, vaya Usted a saber a qué tipo de peligros, y no lo quieren decir, pero advierten que mejor no salgan a la calle, sobre todo las mujeres, a las que no se les puede garantizar su seguridad. Apenas que empezábamos a sentirnos seguros y sale con esto. Bueno, no solo con esto, sino que Gómez Arias salió a las redes sociales para ofrecer disculpas, pero no por lo que dijo, sino “por la mala interpretación que le dieron a mis palabras cuando hice una declaración que realicé donde externé la necesidad de que las mujeres y la ciudadanía deben tomar en momentos como este”. Total, ni cómo ayudar.

LAS MUJERES durante el pasar de los años, han venido luchando en México contra el machismo en todas sus manifestaciones. La cultura mexicana sigue teniendo esa característica, aunque medio tapada en algunas cuestiones, pero la liberación de la mujer, lucha que tampoco ha parado, no llega a su fin, porque aunque la mujer se libere de un yugo masculino, agarra otro para seguir soportando al macho mexicano que entra el relevo. Han avanzado en esas luchas como la de trabajar, estudiar, ser jefas, ser gobernantes, funcionarias de alto nivel pero la más importante es que no deja de ser la madre de familia y ahora contribuyente al sostén del hogar, dejando de lado ser solo receptora del gasto. Muchas tienen que salir a pedalearle hasta en las noches para que sus hijos puedan comer al día siguiente, pero ahora resulta que si no quieren ser agredidas, mejor que no salgan a la calle. Ah bueno.

LA UAN DEBE SER RESCATADA dice “El Pelón” Hernández Escobedo, dirigente de los trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit. Primero, dice, se debe de aclarar lo que ha pasado con el escandaloso y millonario desfalco que no se ha resuelto. Ya hace un año y parece que le quieren echar tierra al asunto. Por higiene, abunda, se deberían arrimar a los responsables y hacerlos que paguen el daño ocasionado a la UAN. Advierte el dirigente del SETUAN que a puro milagro está sobreviviendo la universidad, porque sí hay para la nómina, pero se ha dejado de invertir en renglones importantes como es la educación y la investigación, por lo que hace falta más recurso para no dejar que esta institución muera.

LO QUE SE HIZO Y LO QUE SE DEJÓ DE HACER es lo que tiene a Tepic en serios problemas hidráulicos. Lo que sí se hizo, fue que los gobiernos permitieran a propios y extraños, construir en medio de zanjones y por donde el agua se conduce libremente sin causar daños, siempre y cuando no le atraviesen construcciones u ordeñas. Lo que también se hizo fue no evitar el crecimiento desordenado e ilegal del que ahora muchos lloran cada vez que llueve. A la par, y parece lo mismo, es lo que se dejó de hacer, como aplicar la ley, tener visión futurista y ser prácticos en el desarrollo sin permitir que los intereses económicos se encimaran sobre los de los ciudadanos que años después, o sea ahora, se quejan de las pésimas obras. El problema es que nadie quiere meter mano para terminar con esto, ni hay recursos como para invertir en gigantesca obra. Hay que aprender a nadar y a vivir en los techos. Mejor.

Salir o no salir a la calle, ese es el dilema, QUE ME SIGA LA TAMBORA.

 

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario