¿Qué es un hacker ético y por qué son necesarios sus servicios dentro de las empresas?

La era digital ya llegó, y su velocidad ha sido vertiginosa a la hora de tomar decisiones y emprender con las facilidades que propone internet. La era digital, no obstante, representa también riesgos que se asumen y que, de no corregirse, pueden representar un peligro para los sistemas de las empresas.

En la era digital actual, donde las empresas mantienen gran parte de sus procesos productivos gracias a la gestión de la información a través de internet y de servidores, la importancia de la seguridad informática y de los sistemas internos ha crecido enormemente, y esa es sólo alguna de las justificaciones para contratar los servicios de hacker en Mexico o en el país donde una empresa se haya establecido.

Por la cantidad de información que se maneja, por la velocidad a la que viajan los datos, por el valor que tienen los datos confidenciales para la productividad, la estabilidad y la confianza de una empresa, los servicios prestados por un hacker ético han ganado una relevancia muy grande si se compara con años anteriores, donde pocas personas habían visto todavía el potencial de internet como dinamizador de los procesos productivos de toda organización.

¿Qué es y qué hace un hacker ético

El concepto de hacker

Históricamente, en la cultura popular, el término hacker tiene connotaciones indudablemente negativas. Así, al referirse a un hacker indirectamente las personas se refieren a un pirata informático o ciberdelincuente, sin embargo, el concepto original de hacker, y el aceptado por los profesionales y conocedores de los sistemas informáticos, está relacionado con una persona que tiene una preparación teórica y técnica muy elevada con respecto a sistemas, infraestructuras de datos, su administración y, sobre todo, su protección mediante de la detección de vulnerabilidades.

Hacker ético

En los últimos años, como una forma de diferenciar el concepto negativo de hacker como ciberdelincuente, se puso de moda la utilización del término hacker ético, que es en resumen, un profesional informático encargado de velar por la seguridad de un sistema, un software o una infraestructura digital de una empresa u organización. El hacker ético es, entonces, el antagonista de los piratas informáticos y ciberdelincuentes, su principal combatiente y el que previene los delitos informáticos a gran escala.

¿Qué hace un hacker ético?

Los servicios de un hacker ético dependerán enormemente de las necesidades de la empresa que lo contrate y, también, de las vulnerabilidades anteriores que haya presentado o de los sistemas que tenga instalados para su protección.

Sin embargo, a un nivel general, podría indicarse que los servicios de un hacker ético están divididos en varias fases:

  • Análisis previo: antes de comenzar su trabajo técnico, un hacker ético analiza los sistemas con los que trabaja la empresa para hacer un inventario, para encontrar errores básicos de conexión y, por encima de todo ello, para elaborar un plan de ataque eficaz.
  • Ataque y pruebas: la función característica de un hacker ético son los ataques y el pentesting, que son pruebas de vulnerabilidad progresivas diseñadas para encontrar vulnerabilidades y puertas de acceso a los sistemas y a la información privada y confidencial de una organización.
  • Establecimiento de sistemas eficientes: encontradas las vulnerabilidades y deficiencias, un hacker ético instalará o recomendará la instalación o modificación de todo lo que sea necesario para evitar que se produzcan posibles daños en un futuro.

¿Por qué son necesarios sus servicios a nivel empresarial?

Cada día aparecen en los informativos, acontecimientos negativos asociados a la pérdida de datos y al robo de documentación confidencial en las empresas, en delitos ocasionados directamente por piratas informáticos. Este tipo de situación que, producto de la dinamización y el abaratamiento de los costes de implementación de la tecnología a nivel empresarial se ha hecho muy frecuente, deja en una posición muy vulnerable a la mayoría de las organizaciones y empresas que no cuentan con sistemas o protocolos que permitan protegerse ante un ataque de ciberdelincuentes, quedando a merced de éstos o rogando a la suerte porque no les toque una experiencia de este tipo.

Para evitar esos riesgos, que pueden ser devastadores a nivel de rentabilidad y pérdida de confianza con respecto a los usuarios o clientes de una empresa, lo más indicado es contratar los servicios de un hacker ético o de un equipo de éstos, obteniendo ventajas sólidas como las siguientes:

  • Ahorro de dinero: si bien podría decirse que contratar un servicio especializado de hacking ético es incurrir en un gasto, su coste es sólo una fracción minúscula de lo que puede costar recuperarse financieramente de un ataque. De la misma manera, permite ahorrar dinero en la implementación de una estrategia de seguridad, priorizando únicamente los sectores que muestren algún grado de vulnerabilidad, de modo que los recursos se invierten eficientemente.
  • Aumento de la confianza: una empresa segura es una empresa en la que los clientes confían. Por esta razón, la seguridad informática es utilizada como bandera de cara a la consecución de un mayor número de clientes con mayor poder adquisitivo. A pesar de que no sea la razón directa para invertir en seguridad informática, no deja de ser una ventaja importante para las empresas, sobre todo para las más pequeñas que apuestan por generar un entorno de respeto y confianza con sus clientes, compitiendo desde valores como la privacidad.
  • Conciencia de seguridad: reza un dicho informático, que el eslabón más débil de la seguridad informática es el usuario final. Un hacker ético no sólo encontrará las vulnerabilidades y las corregirá, sino que ayudará a crear una conciencia del uso correcto de los sistemas, programas informáticos y aplicaciones de la empresa, para que cada uno de sus trabajadores adquiera hábitos que potencien la eficiencia en las comunicaciones, la confidencialidad en el manejo de documentos y datos y, a nivel general, consigan crear una organización dinámica y segura, a partes iguales.

Los delitos informáticos están en auge y es una consecuencia de que cada vez existe un mayor número de emprendimientos en internet, pero pocos de ellos tienen la protección adecuada a nivel informático. Un hacker ético puede ser una solución transversal y duradera en ese sentido.