PUES A VER QUÉ PASA SI LLUEVE, TRUENA O RELAMPAGUEA

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Vaya que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha metido en una encrucijada coyuntural al afirmar recientemente que “llueva, truene o relampaguee” las clases del próximo ciclo escolar serán en forma presencial, pues ya es insostenible que nuestro país sea uno de los principales, a nivel mundial, que continúan sin clases que ha redundado en un claro deterioro de las nuevas generaciones.

Desde luego que esta disposición no será cosa fácil, pues así AMLO haya expresado que se tienen que arreglar las escuelas, pintar las aulas, procurar que haya agua potable y en sí todos los servicios esenciales, obviamente que no se podrá cumplir con este compromiso de inmediato, pues se ha documentado que muchos planteles escolares en la mayoría, si no es que en todas las ciudades del país, fueron vandalizados, y muchos de ellos dejados prácticamente en obra negra, tal y como se ha reportado de varias escuelas en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, aparte de otras que sufrieron detrimento natural por el abandono en que se dejaron y sin darles el mantenimiento adecuado, como si ya jamás se tuvieran que volver a ocupar.

Pero. sobre todo, la renuencia de muchos padres de familia que no están dispuestos a arriesgar a sus hijos a un posible contagio, y más porque se ha estado informando constantemente de un rebrote por la “tercera ola”, y sobre todo porque ahora se anuncian variantes del Covid-19 como delta, gama, etcétera; además de un tal hongo negro que posiblemente sean más contagiosas estas variantes, y si bien hay quienes dicen que a pesar de ser más contagiosas son menos letales, el problema estriba en que de tanta información ya sea falsa o verdadera, mucha gente ya no sabe a qué atenerse, y menos ahora que se anuncia que a pesar de estar ya vacunados, aun así nos tenemos que seguir cuidando y que nadie, a pesar de estar vacunados, hemos quedado exentos de ser víctimas de esta pandemia que, por lo que se ve, no tiene para cuando disminuir.

Pero también está si el gremio magisterial acata o no la disposición dictada por AMLO, porque así como muchos padres de familia, los hay que ya son presas absolutas de la psicosis por tanta información que se ha desatado a nivel nacional y hasta mundial.

¿Será acaso que tanto AMLO como las autoridades de Salud del país, saben algo más que la ciudadanía no sabe ni entiende? Porque si el Presidente de la República dice abiertamente que las clases serán ya en forma presencial, quiere decir que a algo se atiene. Aunque también existe la posibilidad de que tal y como lo afirma AMLO, de que ya es insostenible que los alumnos estén perdiendo tanta enseñanza-educación, porque si de por sí, hoy en día la educación deja mucho que desear, ahora con esta pérdida de clases es claro y notorio que les está afectando mucho a las nuevas generaciones. Y en este tenor de que posiblemente algo sepa la actual administración federal, ¿podría ser que se haya pensado que pues se infecte quien se tenga qué infectar y ni modo. Sin embargo, desde luego que esto sería más que criminal, por lo que se entiende que a algo se están ateniendo las autoridades que junto con AMLO aseguran que las clases del próximo ciclo escolar serán en forma presencial.

Pero respecto a esto, claro que primeramente los planteles escolares deberán estar en óptimas condiciones de servicio, sobre todo de agua potable; aunque también hay quienes dicen que se tendrán que adoptar medidas sanitarias para protección de alumnos y maestros -ambos sexos- y que la capacidad en las aulas no será al cien por ciento, sino que se tendrá que aplicar la sana distancia tanto entre alumnos como profesores.

Y si bien señala AMLO que no será obligatorio que los padres de familia manden a sus hijos a la escuela tal y como tradicionalmente se ha acostumbrado, lo más seguro es que por sí o por no, muchos padres de familia preferirán no arriesgar a sus retoños, porque no vaya siendo y por las dudas, mejor que permanezcan en casa sus hijos con todo el problema educativo que esto podría conllevar y más por aquello en que muchos padres de familia no tienen la tolerancia suficiente ni cómo hacer que sus hijos permanezcan frente a un televisor o aparato con internet para estar recibiendo de nuevo clases a distancia.

Pero, ¿y quienes no tienen aparatos electrónicos ni acceso a internet? Obviamente que se volverá a lo mismo que sucedió cuando comenzó todo esto de la pandemia: enorme pérdida de conocimientos, de educación y de enseñanza.

Sea pues. Vale.