Por temporada de lluvias Se ven más los cocodrilos en Bahía

Bahía de Banderas//Samuel Flores
Es en tiempo de lluvias cuando se ven más cocodrilos en las zonas urbanas de Bahía de Banderas, específicamente en zonas como Nuevo Vallarta, Mezcalitos, Valle Dorado, entre otros lugares, sin embargo, la población de estos reptiles es muy similar a la de hace aproximadamente 10 años, así lo revelan estudios, y se cree que hay más porque su avistamiento es más frecuente, sin embargo, esto obedece a que la zona urbana asfixia su hábitat.

Al respecto, se entrevistó a al biólogo Armando Andrade Esquivel, trabajador de Protección Civil del estado y encargado del programa fauna silvestre, quien confirmó lo anterior, y fue claro al decir que esto no significa que la población de dichas especies se haya disparado, sino que se crean lagunas o se llenan de agua algunos conductos permitiendo la movilización de estos animales, que tienen esos espacios considerados como su zona territorial.

Para prevenir y evitar accidentes en la población, se coordinan los trabajos con Dirección de Protección Civil municipal, estatal, Semarnat y Profepa e inclusive se encuentra integrado un grupo de científico que otorga asesoría.

Armando dio a conocer que desde el 2007 se arrancó con un programa de cocodrilos por parte de Protección Civil municipal, hubo muy buenos resultados y nació el nombre “SOS cocodrilos Nayarit”. Este grupo realiza todas las acciones basadas en protocolos de atención hombre-cocodrilo que en el 2010 publicó la Semarnat.

Hay comunidades como Jarretaderas, Nuevo Vallarta, Mezcalitos, Bucerías entre otras, que en este temporal de lluvias reportan avistamiento de cocodrilos, pero éstas son parte de las rutas que históricamente siempre han tenido estos animales, antes no había esos desarrollos y los animales se movían libremente, al ser territoriales, reconocen su hábitat y con las lluvias regresan a sus lugares territoriales.

La Universidad de Guadalajara tiene monitoreos desde el año 2000, y UTBB en conjunto con Protección Civil, también ha realizado estudios, donde se estima que la población de la Laguna del Quelele y el Estero del Chino, es de  35 ejemplares de todos los tamaños, y a nivel municipio, considerando el Estero  Litibú, la población es de alrededor 70 ejemplares, incluyendo los del río Ameca.

Protección Civil para prevenir y evitar ataques de estos reptiles, ha instalado anuncios preventivos sobre la presencia de cocodrilos en el río Ameca, en canales de Nuevo Vallarta y otros sitios considerados como hábitat; desafortunadamente. la gente vandaliza los anuncios; al principio los letreros puestos eran de metal, pero los quitaban y los usaban para comal en la orilla del río, o se lo llevaban a vender como fierro chatarra.

Después se hicieron de plástico resistente a la temperatura y al viento, pero empezaron a utilizarlo de tiro al blanco, logrando destruir algunos y en otros casos los fueron desapareciendo en su totalidad, dejando el esfuerzo de la autoridad en vano y bajo riesgo a la población de ser atacada al no leer la información.

Aprovechando el medio de comunicación, Andrade Esquivel hizo la recomendación e invitó a pescadores a que desarrollen su actividad con línea desde pie tierra, y si necesitan meterse al río para atarrayar, que utilicen una embarcación pequeña y desde ahí pesquen, para evitar cualquier conflicto con un cocodrilo, ya que sí se han registrado personas mordidas por estos reptiles; otra recomendación a los pescadores es que las vísceras de sus capturas no las arrojen al agua, ya que es alimento que atrae a los cocodrilos.

A quienes acuden al río como recreación a nadar, la invitación fue que utilicen otras alternativas, como balnearios o nuestras playas, esto luego de mencionar que no hay mucha conciencia en la gente y se ha visto que familias acuden con sus niños y estando pedazos de letreros que advierten que hay cocodrilos, entran la gente al río con todo y sus niños.

De acuerdo a antecedentes, el mayor número de personas mordidas por cocodrilos, han sido pescadores en un perímetro de alrededor de 2 kilómetros de distancia, partiendo de la desembocadura del río Ameca, corriente arriba del cauce. En dicho polígono, los estudios señalan que hay presencia de alrededor de 10 a 12 cocodrilos,  arriba de los dos metros y medio.

Es importante decir que en los meses de junio a agosto es cuando se registran nacimientos de crías y ahí es donde se ven algunos cocodrilos pequeñitos, hembras más autodefensivas, sin embargo, la gran mayoría de estos cocodrilos que nacen, hasta antes de alcanzar un metro, resultan ser una parte de una cadena alimenticia de fauna silvestre y son muy pocos los que logran sobrevivir, dejando en consecuencia que se mantenga el número de población en lo que es alrededor de 10 años.

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario