POLÍTICOS EN FUNCIONES Y EN REPOSO QUE QUERRÍAN SEGUIR, PERO CÓMO PUES

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Pues a pesar de que aún no comienzan de bien a bien las campañas políticas para los próximos comicios del año entrante, se ve claramente que algunos políticos tanto en funciones como en reposo, no se esperaron a calentar motores debidamente y han arrancado en cierta forma a hacerse notar tratando de no violentar abiertamente los tiempos electorales; aunque soterradamente ya se percibe que algo quieren, y no es precisamente quedar fuera del presupuesto.

Sin embargo, según comentarios de personas enteradas de los entresijos de la política, son muchos los aspirantes y suspirantes, y obviamente que no todos se verán favorecidos ya sea por el voto popular o el dedo que designa a los que esperan llegar a algunos de los puestos que no requieren ensuciarse los zapatos en busca de la preferencia del electorado, sino que esperan pacientemente los resultados agradeciendo la existencia de las “benditas” plurinominales.

Y de acuerdo a pensadores y analistas nayaritas que, tal vez parodiando al exgobernador del estado de Guerrero Rubén Figueroa Figueroa (1975-1981), señalan firmemente que hoy en día “la caballada está flaca”, en alusión preferente a los candidatos a la gubernatura del estado de Nayarit, pues prácticamente no hay sangre nueva salvo uno que otro posible candidato perteneciente a las nuevas generaciones de políticos nayaritas; pero entre los principales que se nombran respecto a los partidos tradicionales y con más presencia en el estado, son ya más conocidos por su empeño y tesón de llegar a la gubernatura desde siempre; aunque por lo visto ya han visto alguno que otro obstáculo en el camino que tal vez les estorben para llegar libremente a obtener la candidatura añorada.

Desde luego que hay políticos en funciones que quieren repetir plato; pero posiblemente sin haber reflexionado si tienen alguna posibilidad de hacerlo, porque varios de los que están en funciones podrían empezar por preguntarle a los comerciantes, a los burócratas de a pie, a los trabajadores por lista de nómina en alguna dependencia municipal y trabajadores estatales y municipales afiliados a los diversos sindicatos que los protegen, y por supuesto a la población en general, si están dispuestos a seguir soportando a las mismas autoridades estatales y municipales, a pesar de tantos desaires recibidos. Esto debido a que ahora sueñan los políticos en funciones en que se podrían reelegir y así seguir mamando del presupuesto.

Se entiende que también hay gente inmersa en la política nayarita que está ahí de rebote y sin ser políticos en verdad, y que en nada les interesa si siguen en la política o no, pues tienen otras opciones de dónde mantenerse, económicamente hablando, desde luego; por lo que si hicieron bien o mal su trabajo como políticos, pues prácticamente se podría decir que les da lo mismo, y tal vez opten por dejar el mundo político en el futuro inmediato, yéndose con su música a otra parte.

Y respecto a que ahora, de pronto, ya comienzan a moverse las aguas en que algunos políticos que andaban nadando de a muertito, resurgen como los salvadores del estado y de la capital nayarita, mirando por el bien de la ciudadanía, de sus calles, del arreglo de los principales servicios que se prestan a la población. Acciones que en cierta forma hay gente que podría ser beneficiada en algún aspecto porque ya, ahora sí, le andan arreglando su calle, ya no hay tanto amontonamiento de basura en la esquina de sus casas, ya no falta el agua y mira con asombro, que las autoridades gubernamentales sí existen y son de carne y hueso al verlos dándose baños de pueblo, algo que pocas veces vieron a lo largo de este único cuatrienio.

Obviamente que con lo quemado que están los políticos actuales, esto lo podrían aprovechar los políticos (ambos sexos) de nuevo cuño, pues la mayoría de la población ya saben de qué pie cojean los actuales políticos en funciones y los que están en reposo, pero que ya se dieron a conocer alguna vez y dejaron mucho o poco qué desear.

Además, hoy en día muchos nayaritas ya no creen en los partidos políticos, por lo que las siglas de un partido tal vez no inciten a muchos ciudadanos a votar, porque el desprestigio es tal de todos los partidos políticos, que no inspiran a votar por ellos, sino por el mono o mona que se postule para algún puesto de elección popular. Y al decir que todos los partidos políticos están desprestigiados, se entiende que Morena es el partido más quemado por el momento, debido a sus pleitos internos.

Sea pues. Vale.