Periodico Express de Nayarit
Inicio

RELATOS DE PASIÓN: CAPÍTULO CXXV

Rigoberto Guzmán Arce

2017 / 03 / 15

 A los incomprendidos migrantes y a mi alma que sufre sin aprender la lección.

610.- MOSUL
Un nombre escrito con sangre en pleno desierto, mientras siguen las batallas. Los habitantes de Mosul, Irak, sufren los agobios de la guerra, facciones o ejército hacen sentir su poder en lo más ordinario.

Se debaten en sobrevivir, aunque se enarbolen banderas de todos los colores, al final hay un ganador: los dueños del petróleo, las compañías, directores, accionistas. Combaten en nombre de la libertad, agregaría en nombre de la libertad de explotar, secarles las venas hasta la última gota.

611.- CÁMARA
Hace como seis años la compré en Aurrerá y pronto la llevé como acompañante en cada viaje, cada atardecer, en el árbol, nidos de colibríes, en el mar cuando la tarde se viste de fiesta y de ojos; en cada instante para que me ayudara a coleccionar paisajes, arrojos y personajes. Por ella tengo una semilla en germinación, un gato dormido en su cama azul; mis portadas de libros para columnas.

Ya no funciona, y eso que la mandé a reparar. El mecanismo se cansó y ya no existe memoria de ese tipo. En tan poco tiempo quedó anticuada y a duras penas tomaba dos o tres fotos, rápidamente me regresaba a la casa para archivar esas fotos valiosas y seguía por el mundo. Ya sólo toma una, o muchas veces ninguna.

Estoy rodeado de celulares y toco dentro del maletín negro a mi pobre cámara y ya no hago el intento de sacarla, aunque me pida con su lente triste que sí se va a portar bien y no me va a dejar en vergüenza otra vez. Me desconsuelo porque qué lastimoso me veo andar rogando que me envíen las imágenes por inbox, a mi correo, casi suplicando. Fatalidad.

612.- JORGE
Sus ojos tristes, su rostro de un joven asustado que la muerte le sopló la nuca. Un cráneo hinchado, la mano y cadera lastimada, los dientes entumidos y uno quebrado. Dos guardias o policías en un tren en movimiento llegando a Ahuacatlán, les dispararon desde los vagones para que se lanzaran al vacío.

Eran cinco los que venían desde Honduras, de San Pedro Sula. Todos se lanzaron, él fue el último en hacerlo. No sabe de su medio hermano, ni de los compas del camino. Ayer por fin recibió un mensaje. Como pudo se levantó después de quedar desmayado un buen rato y pidió ayuda en la refaccionaria. De nuevo se desvaneció. Lo llevan al albergue que hay en Ixtlán entre el calvario de la desgracia y la compasión en la Cruz Roja y los Derechos Humanos.

Lo conocí el martes, la tragedia y todavía estupefacto de lo acontecido. De cómo existe la discriminación hasta los huesos de los mexicanos. Casi dos meses de laberintos por la travesía en busca del sueño americano.

Nos conmueve; y más cuando nos cuentan las autoridades que cada rato encuentran migrantes sin vida junto a las vías del ferrocarril que quedan en fosas comunes, lejos de su tierra y su familia que todavía rezando confían que están vivos y que por alguna circunstancia no se comunican.

613.- MARZO
Por las circunstancias, por la incertidumbre, por las fechas tan delicadas como sufribles, este mes al igual que septiembre se convierte en un océano de emociones agitadas. El cuatro de marzo mi madre pudo haber cumplido 99 años de vida, pero los designios del tiempo implacable no lo permitieron y tuvimos que aceptarlo en un hospital en Zapopan, con todo el corazón afligido y en llanto.

La recordé tanto con mi amor verdadero. También ese paisaje tan patético como repugnante de aquel marzo todavía ronda y es una fatalidad con pena y coraje. Esta vez lo que he sentido que se desgarra el alma, ya quiero que marzo se vaya y con esto la sombra que muerde sin cesar, alguna vez sentirán igual y entonces llorarán, llorarán… Continuarán los relatos de pasión el próximo miércoles.