Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN: UN GUIÑO MUY LLAMATIVO

Sergio Mejía Cano

2017 / 01 / 18

 Hasta hace un año era impensable que el economista Raúl Mejía González pudiera abandonar las filas de su partido nodriza al que se podría decir que mucho le debe, pues en dicho partido político ha sido diputado tanto local como federal, senador y presidente municipal de Tepic, así como delegado en donde se dice, gracias a su gestión, los estados de Sonora y Jalisco tienen en sus manos de nueva cuenta la gubernatura de dichas entidades.

Sin embargo, hoy existe la posibilidad de que Mejía González deje su militancia priista porque cree llegado su tiempo para aspirar a ser candidato a la gubernatura de Nayarit, pero que al parecer la dirigencia tanto estatal como nacional del PRI no están tomando en cuenta su trayectoria política, por lo que probablemente lo estén haciendo a un lado a pesar del potencial que tiene como político, así como seguidores, pero sobre todo, el proyecto que ha estado mencionando para fortalecer el bienestar de los nayaritas y de la entidad en sí.

El Partido Movimiento Ciudadano (MC), franquicia del muy cuestionado expriista veracruzano Dante Delgado Ranauro, tal vez tiene muy en cuenta este enorme potencial en manos de Raúl Mejía, de ahí que se haya acercado al economista nayarita para ofrecerle el apoyo del partido naranja en caso de que se lance a hacer realidad el sueño de muchos políticos: llegar a ser gobernador de su entidad, ya sea por nacimiento o por adopción.

Desde luego que MC no está orinando fuera de la olla y que no está dando paso sin guarache, además de que he ahí el ejemplo de que haciendo un buen trabajo proselitista, MC al lado de Raúl Mejía podría dar muchos dolores de cabeza a los demás aspirantes, incluido el mismo PRI, porque he ahí el precedente que dejó MC en el vecino estado de Jalisco en donde se hizo de la mayoría de las presidencias municipales de la zona conurbada de Guadalajara, en donde nada más Tonalá quedó en manos del PRI, pero los demás municipios que conforman dicha zona conurbana que son Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tlajomulco y ahora hasta Zapotlanejo, todos en manos de MC; partido ya casi extinto pero que se hizo como el burro que tocó la flauta y renació repuntando tal vez gracias a un buen trabajo mediático. Así que su probable fuerza no debe ser echada en saco roto porque podría dar la sorpresa y más, porque si convence Dante Delgado de bien a bien al economista nayarita Raúl Mejía González de que sea el candidato a la gubernatura bajo esas siglas, podría dar una buena batalla.

Y lo más seguro es que sí podría aceptar esta solicitud don Raúl, debido a ese resentimiento tantas veces guardado por los políticos que al ver que llegó su momento son relegados para dar paso a otros cuadros por conveniencias de su partido; resentimiento que desde luego pone a prueba la lealtad y disciplina y que como se dice en el argot político: hace tragar camote crudo a los que se quedan o los hacen quedar al margen esperando otros tiempos.

De ahí que posiblemente debido a ese resentimiento que se entiende por parte de Raúl Mejía, sea que haya estado hablando sobre el mal trabajo que ha estado haciendo el PRI en respuesta al descontento popular por el tan cuestionado gasolinazo, en el entendido quizás, de que se esté aplicando el conocido dicho de que “peléense las comadres y saldrán las verdades”; y como no va a estar resentido Mejía González, si ha trabajado políticamente en el PRI durante toda su vida activa como tal, y si bien don Raúl le debe mucho, el PRI también debería reconocerle esa militancia no despreciándolo en tan fea forma, porque según algunos analistas, al economista Mejía González, pudo haberle tocado en tiempo y forma la candidatura para gobernador del estado en el año 2005; sin embargo, fue brincado por su cuñado Ney González, pero recibiendo su premio de consolación, así que se disciplinó como todo buen político que se precie de serlo; pero hoy tal vez presienta, por la edad, que posiblemente sea su último tren para aspirar a ese hueso tan codiciado que es la gubernatura del estado, de ahí que ahora esté decidido a todo, incluso hasta a abandonar las filas de su partido nodriza de todos los tiempos.

Y si bien alguien podría pensar que su cuñado Ney González podría ser un lastre para su candidatura, es bueno recordar que cada uno de ellos tiene su propia carrera política en forma muy independiente