Periodico Express de Nayarit
Inicio

CON PRECAUCIÓN: UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Serio Mejía ano

2017 / 01 / 13

 Este miércoles 11 del presente mes, fui invitado al programa radiofónico “Monitor Político” que conduce el destacado periodista y comunicador social, don Julio Casillas Barajas, en la estación de Radiorama “La Romántica”, en el 101.9 de frecuencia modulada. Hecho por demás fascinante debido a lo que me causó estar en una cabina de radio, algo que jamás me había sucedido, por lo que me lo tomé como una experiencia más en mi vida.

Lo que más me llamó la atención fue la gran cantidad de llamadas que recibe este programa felicitando al señor Casillas Barajas por los diferentes temas que maneja a través de su programa radiofónico, en donde la mayoría de las llamadas del público es para felicitarlo por su diversidad de temas que toca. Y fascinante para un servidor debido a que al estar frente a un escritorio y estar platicando amenamente, mucha gente está oyendo los comentarios a través de las ondas Hertzianas en todo el espacio en donde tiene cobertura esta estación de radio.

Los temas que se tocaron fueron dándose de acuerdo a la plática respecto a los temas de actualidad como el conflicto en la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), y a nivel nacional, sobre el tan sabido y ya tan sobado tema del gasolinazo, cosas de lo que ya todo mundo sabe y ha opinado; igualmente se habló sobre una acusación sobre el famoso “Peje”, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a quien ahora acusan como el organizador de las protestas por el mentado gasolinazo, como el artífice de los saqueos tan mencionados en los medios, etcétera.

También, don Julio Casillas tuvo la amabilidad de preguntarme sobre mi vida activa pasada en los ferrocarriles, y más si sabía yo el porqué no hay trenes de pasajeros en nuestro país, a lo que respondí que todo esto es por una condición que impusieron los nuevos concesionarios de Ferromex, porque los trenes de pasajeros les estorbarían porque lo primordial para los nuevos concesionarios es el transporte de carga, no así los trenes de pasajeros, porque se les tendría que dar preferencia de paso, y esto en ningún modo convenía a los inversionistas que vienen a ganar y no a perder en lo absoluto.

Cuando se tocó el tema de los ferrocarriles, llegó una llamada telefónica de un señor que se identificó como Rodrigo, señalando que yo mentía en cuanto a la concesión de los ferrocarriles, aduciendo que fueron los cobradores de boletos a bordo de los trenes de pasajeros quienes habían acabado con el ferrocarril; además, dijo que él había sido trabajador de la maquinaria de vía y que si quería tiempo extra tenía que mocharse con el jefe o mayordomo de su cuadrilla. En dicha llamada se sintió cierto resentimiento sobre lo que le había sucedido; sin embargo, respecto a eso de que tenía que mocharse con sus jefes para que le dieran tiempo extra, pues en realidad yo lo desconocía porque no era mi rama en la que había trabajado. Y respecto a que los mismos trabajadores habíamos contribuido a que se acabara la “gallina de los huevos de oro”, el hecho de que los empleados ferroviarios se llevaran cosas del ferrocarril, era muy sabido, pues así como los cobradores a bordo de los trenes no daban boletos, en los talleres había empleados que se llevaban estopa, grasa, aceite e incluso hasta diesel , así como herramientas de todo tipo; lo mismo que en las oficinas en donde muchos trabajadores echaban mano de plumas, lápices, bloques de hojas de papel bond, así como papel pasante, paquetes de servilletas de papel y no se diga de los rollos de papel sanitario que desaparecían de los baños como por arte de magia. Era el común robo hormiga que sucede en todas partes; claro que hoy en día sería más difícil llevar a cabo debido a la tecnología de contar con cámaras que registran todos o la mayoría de los movimientos de los trabajadores en cualquier empresa o negocio.

Al aire, le expliqué tanto al señor Casillas Barajas como a la audiencia del programa, que era una  percepción errónea la que mucha gente tenía de que no dar boletos en los trenes de pasajeros había sido un factor determinante para que se reprivatizaran los ferrocarriles en el  país.

Doy gracias a don Julio Casillas Barajas por haberme hecho pasar por esta experiencia inolvidable de estar en una cabina radiofónica que, en realidad, fue fascinante y apasionante y más, porque en el mismo instante se reciben los comentarios ya sea a favor o en contra sobre los comentarios al aire. Ah, que dicha haber sido partícipe y promotor de lograr comentarios del público escucha.