Periodico Express de Nayarit
Inicio

¡Layín en la mira!

**Layín nunca fue un hombre rico, pero ahora dilapida el dinero
**No hace mucho defraudaba con cheques sin fondos y lo demandaban por falta de alimentos a sus hijos
**Ha mantenido una campaña política basada en derrochar billetes y contratar millonarios espectáculos

2017 / 01 / 11

CUANDO LA INCONGRUENCIA ES TU VIDA y tus acciones no son más que el reflejo de una podredumbre  a ojos vistos, y aunque te veas frente al espejo y repitas miles de veces que eres todo lo contrario, ni tú te vas a creer esas mentiras, porque la realidad la vas a estar viviendo y los ojos ajenos no están tapados con billetes  de a veinte pesos. Es como cuando te dicen: ¡ratero!, y argumentas que “nomás poquito”, que al final de cuentas es lo mismo,  y sí lo eres. Es como cuando uno de tus trabajadores te grita: ¡miserable! Tú contestas, “nomás poquito”, pero de todas formas sí lo eres.

LAYÍN Y SUS LOCURAS han hecho del pueblo del estado de Nayarit un sinónimo de raza estúpida y salvaje. Eso es algo imperdonable para este alcalde de San Blas que con su risita de idiota campirano se cree chistoso, guapo  e inteligente solamente porque a los que se le acercan les obsequia billetes azules de 20 pesos. Por segunda vez ha hecho de la administración municipal en San Blas, cuna de sus ocurrencias, lastimando donde más le duele al pueblo, a sus trabajadores, al pueblo en general: desviando recursos económicos que debieran ser para sus pagos laborales, para necesidades prioritarias NO  para fomentar el vicio, la corrupción. Como buen candil de la calle, derrocha millones de pesos mientras a sus trabajadores municipales y a varios de sus empresas los tiene sin tragar. Muchos de ellos lo recuerdan, porque gracias a ese altruismo ramplón, las familias de los trabajadores se quedaron sin cena navideña y muchos niños sin juguetes, porque para ellos no hubo pagos, pero para los bailes, la birria, la cerveza, el vino y la droga hasta le sobró.

MUNICIPIO POBRE, ALCALDE MILLONARIO es el binomio San Blas – Layín. Pueblo sin buenos servicios. Abandonado, fantasma y sin posibilidades de recuperar su atractivo turístico porque el que debiera de gobernar anda caliente por ser gobernador, y hasta presume de independiente, cuando todo mundo sabe que depende gravemente de grupos non gratos para las leyes mexicanas y locales, así como de grupos que mucho han dañado al estado. Un representante de Julión Álvarez,dijo que por una presentación, su artista no cobraba menos de un millón de dólares. Así que una mentira más, es informar que vino gratis y de buen modo. Los artistas otros, como la guapérrima Maribel Guardia, no es tan cara, pero solo comparando con lo que cobró el chiapaneco.  El municipio histórico y bello como San Blas, es pobre, al igual que su raza, sus trabajadores, aunque tienen un alcalde que es millonario. Gasta a lo burro y le vale madre que sus trabajadores no tengan el pago que por ley les corresponde.

LO JUSTO PARA LOS TRABAJADORES, “NO NOMÁS POQUITO”,
se les debe de pagar lo que se les adeuda, sin engaños. Mientras millones de pesos son tirados a la basura en loco afán de promocionarse para gobernador, la pobreza de sus empleados es manifiesta. El argumento es que no hay dinero. Esa fraternidad que presume al resto de Nayarit, la debe aplicar  a su propia gente, a su pueblo, a su municipio. Va y hace caridad a otros pueblos mientras su gente no tiene completo el ingreso. Esa presunción de tener millones de pesos  contrasta con la del alcalde pobre que no tiene ni para la nómina. Esos millones de pesos que se van en vinos adulterados, bien pudieran ser destinados a la salud de los sanblasenses y no a ocasionar daños. Las carretonadas de billetes que se reparten como limosnas  al pueblo y que pavimentan las calles para que de ahí los recojan los humillados, bien pudiera destinarse a arreglar servicios. Lo más despreciable del alcalde de San Blas, es que sigue sin voltear a sus trabajadores, pero sigue presumiendo de que quiere mucho a los nayaritas y que si llegara a ser gobernador, les va a cambiar el mundo, cuando a la pobre gente de San Blas y sus familias, no les ha hecho justicia, “ni nomás tantito”.

Layín nunca fue un hombre rico, pero ahora dilapida el dinero


Tepic//Héctor Gamboa Soto
En su reciente fiesta de cumpleaños, realizada en Huaristemba, tierra en que los hombres se quitan el bigote para dormir, en la que participaron artistas de primer nivel como Julión Álvarez, Maribel Guardia y otros de igual ralea, el Instituto Electoral de Nayarit recibió una denuncia por “actos anticipados de campaña”. Mandó personal.

Por ello, personal de la dependencia electoral acudió a dar constancia de los hechos, pero se toparon con la actitud intolerante del profesor Filiberto Delgado Sandoval, operador de muchos años de Ney González, pero que ahora se desempeña como gato de angora de Layín.

El Profe Fili aventó a una señora del personal del Instituto Electoral, contrariado por lo que consideró no era “un acto anticipado de campaña”, lo que hasta el insigne Macaco sabe que eso es simplemente: Campaña política.

Filiberto Delgado demostró la prepotencia que trae el grupo de Layín, quienes creen que puede violar la ley con alegría digna de un acto circense. Un cobarde ni más ni menos.

Pero no es raro que eso pase. Layín y sus gatos, como el profe Filiberto, son recurrentes violadores de la ley. Que Empuje a una digna señora del IEEN es lo de menos. Hagamos un pequeño recuento.

A Layín, que más que un apodo ahora es parte de la picaresca nayarita, lo conozco desde hace muchos años, antes de que tuviera aspiraciones políticas y sólo era un simple fraudeador, que regaba generosamente cheques entre los mangueros que en mala hora hacían negocios con el pillo, pues tales cheques eran del mismo material con que se fabrican las pelotas de básquetbol.

Su hermano Filiberto estuvo detenido por comprar artículos robados en asaltos carreteros a tractocamiones. Layín por portar armas de fuego. Lo digo con todo el conocimiento de causa y con el peso específico de mis palabras, sabedor de las implicaciones legales que puede tener decirle la verdad.

Pero mucho de lo que digo de Layín es anecdótico. Al parecer, para un grupo importante de la población es “gracia”, motivo de festejo, que un patán diga que robó poquito. Se festeja que levante la falda a una damita en público, más allá si ella estaba de acuerdo o no.

Que aviente dinero y realice fiestas fastuosas a cada rato, con grupos y cantantes que cobran millones de pesos. Tigres del Norte, banda El Recodo, Julión, Maribel Guardia, etc. Eso es lo de menos. Gasta millones en eso. En el regalar botellas de tequila y cerveza. Carros y motos, como sucedió con Rubí, la quinceañera que gracias a las redes sociales ahora es famosa. En ello basa su estrategia política. En confiar que el pueblo es tan idiota que aceptará lo que sea, a cambio de ruidito, traguito, taquito…

Quienes lo conocemos de años sabemos que nunca ha sido un hombre rico, pudiente. Prueba de ello es que su ex esposa (Aclaro que no sé si lo siga siendo) Dora Verde, lo demandó para exigir pago de alimentos, pues el zafio no mantenía a su familia. En autos de los tribunales respectivos queda la constancia de su mendiguez. Ahora presume de riqueza y de que regala autos y dinero de su “fortuna”. Ese es su problema, de Hacienda, de la SEIDO y de instancias correspondientes.

Parte de lo que ahora es Layín tiene que ver con apropiarse de infinidad de terrenos del fundo municipal de San Blas. De obtener la concesión de las tierras ganadas al mar en San Blas, que ahora usufructúa por decenas de años y que valen millones de dólares. Con prestanombres obviamente. Es por decirlo elegantemente, un robo al pueblo de San Blas. Ah, tiene cómplices que agarraron su pedazo de pastel. Impunidad total.

Ahora el burro quiere gobernarnos. No dudo y lo logre. El mundo ha cambiado de manera inesperada. Cualquier bufón con discurso populista gana elecciones. ¿Y qué mayor populismo puede haber que regalar dinero? Pero la columna se refiere a Layín y errores de estrategia. Me explico.

Layín basó su campaña en dilapidar dinero. En gastar millones. Quizá no consideraron que a partir de enero, todo gasto se va a fiscalizar y si rebasa los topes de campaña, será inhabilitado como candidato. Por ello, las legiones de pediches que trae tras él, tendrán una sequía de cinco meses, so pena de ser sancionados. Se acabaron las fiestas, los grupos famosos, la entrega de billetes de a 20 y toda la parafernalia en la que el hombre más peludo de Huaristemba fincó su campaña.

Creo que está frito en siete mantecas. No llegará a las boletas electorales.

Es mi humilde opinión. No me hagan mucho caso puesto que soy rete pendejo para el análisis político. Pero es mi opinión. Saludos y feliz año nuevo. (Nota tomada del portal Nayarit en Línea)