Periodico Express de Nayarit
Inicio

CONJETURAS: SITUACIÓN EXPLOSIVA EN LA UAN

Francisco Cruz Angulo

2015 / 08 / 13

 La  Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) no dispone del suficiente personal docente, administrativo y de equipamiento escolar para que accedan miles de estudiantes que se quedaron fuera de esa institución.

Si la solución fuera las buenas intenciones del Rector Juan López Salazar no habría mayor problema.

Ante la exigencia de los estudiantes rechazados, la FEUAN ofreció 500 espacios previo nuevo examen que será aplicado en el curso de este mes a los miles de estudiantes que no encontraron espacio en alguna escuela.

De hecho es un mejoralito que no resuelve de fondo la ampliación de la oferta educativa Medio Superior en esa institución.

Es más, con el ingreso de esos 500 alumnos complicará la situación académica y financiera de la UAN.

En la primera situación, a más número de alumnos en cada salón de clases decaerá la calidad de la enseñanza-aprendizaje, pues exigirá un mayor esfuerzo de los profesores que enseñan en condiciones deplorables. No es lo mismo enseñar a 30 estudiantes que es la media ideal para atender un grupo, que a 60 alumnos atiborrados.

Si la Rectoría optara por crear más grupos, entonces tendría que enfrentar el problema en la construcción de más aulas, lo que exigirá disponer de más recursos económicos para construir, equipar y contratar nuevo personal docente.

Su actual situación financiera, que es del orden de un mil millones de pesos al año provenientes el 88% de la federación y el 12% del estado, asignada para ejercer este año es insuficiente y no alcanza para cubrir la creciente demanda estudiantil que sumada a los de nuevo ingreso alcanzará la enorme cifra de casi 30 mil alumnos, en su mayoría preparatorianos.

Los dirigentes del SETUAN, diputado Luis Manuel Hernández Escobedo, y del SPAUAN, Carlos Muñoz Barragán, así lo han reiterado numerosas veces ante el Consejo General
Universitario y la opinión pública.

Ambos líderes señalan que no basta la reingeniería financiera de la UAN, sino que es urgente que toda la comunidad universitaria alce la voz y demande a que el Gobierno Federal incremente el presupuesto financiero a esa institución de acuerdo a su crecimiento escolar.

Al Gobierno Federal se le ha solicitado desde hace tiempo el reconocimiento de más plazas docentes sin respuesta alguna, lo que impide la contratación de profesores de medio y tiempo completo y desarrollar la investigación científica y tecnológica que son inherentes a la universidad.

De haber una mayor inversión en estas áreas del conocimiento, la UAN pudiera generar recursos propios mediante convenios con el sector productivo del estado.

El otro acceso a recursos es la entrega del impuesto del 12% que captan los ayuntamientos y que deberían ser entregados a tiempo y oportunamente al Patronato de la universidad. Sin embargo, no ha ocurrido así. Una buena parte de los alcaldes desvían esos recursos sin consecuencia alguna, pese a que el Congreso del Estado legisló al respecto.

Si a todo lo anterior agregamos que en el curso de este sexenio pasarán a retiro por jubilación decenas de profesores y trabajadores de esa máxima casa de estudios, podría generar  una explosiva crisis financiera en el fideicomiso del sistema de pensiones y jubilaciones.

Ante este panorama es urgente que una vez de inicio el ciclo escolar se movilice la comunidad universitaria ante las autoridades competentes del estado y de la federación para que su próximo presupuesto de egresos en materia de educación media superior sea incrementado.

Si el gobierno de Enrique Peña  Nieto considera a la educación como el principal eje para el desarrollo de la economía nacional y el combate a la desigualdad social, este objetivo deberá reflejarse en los hechos. El apoyo a la educación pública deberá ser inobjetable y prioritario.