Periodico Express de Nayarit
Inicio

CONJETURAS: CONTRA LA PARED LA CNTE

Francisco Cruz Angulo

2015 / 07 / 29

 Así como el Gobierno de Nayarit puso fin al control del aparato administrativo de los SEPEN por la Sección 20 del SNTE al inicio de su mandato, el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, apoyado por el gobierno de Peña Nieto, asestó un duro golpe a los dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) al desaparecer por decreto administrativo al instituto de educación (IEEPO) de esa entidad y en su lugar crear un instituto educativo descentralizado con autonomía y recursos propios.

Esta envestida y sorpresiva acción de gobierno pone fin al férreo control educativo que tuvieron los líderes de la Sección 22 durante 23 años, en los cuales cometieron los mismos vicios de su adversaria y hoy en la cárcel Elba Esther Gordillo.

Esta organización sindical que nació como reivindicadora de la autonomía sindical, el mercadeo de plazas, el clientelismos electoral y la corrupción, y que la asignación y promoción de plazas fuera por méritos académicos y no por influyentismo o lealtades personales y de una educación popular, laica y gratuita, degeneró en una organización seudo marxista mediante la cual desde aquel estado adoctrinaban a los niños y jóvenes para extender la mecha de la revolución en todo el país, en vez de cumplir su tarea educativa.

Con esta careta ultraizquierdista encubrió las numerosas prebendas que obtuvo a partir del gobierno priísta de Heladio Ramírez, quien prácticamente les entregó el control total del sistema educativo federal en aquella entidad vapuleada por la extrema pobreza.

Con este poderoso eje de apoyo gubernamental extendió su influencia en los estados de Chiapas, Tabasco, Morelos, Guerrero, Michoacán, Distrito Federal y en el Estado de México y en menos medida en otros estados de la República. No obstante su permanente beligerancia, sus agremiados no alcanzan más allá de los 250,000 profesores de un universo de más de un millón de docentes, los más alineados en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

El radicalismo de izquierda de la CNTE lejos de mejorar la educación de los niños y jóvenes oaxaqueños la degradó a consecuencia de que daban clases la mitad del ciclo escolar por sus continuos paros y movilizaciones en aquella entidad y en la Ciudad de México para oponerse a cualquier reforma educativa que lesionara sus intereses gremiales. Al ser jueces y parte hicieron de la educación lo que les vino en gana. Se calcula que los líderes de la CNTE en Oaxaca manejaban alrededor de 15,000 millones de pesos destinados a la educación sin rendir cuentas a nadie.
Este permanente desafío al estado se hizo insostenible para los gobiernos estatal y federal a partir de su pertinaz resistencia a la reforma educativa, en especial al sistema de evaluación para acceder a plazas y ascensos escalafonarios y al cumplimiento total de los días laborables del ciclo escolar so pena de ser sancionado.

Como no hubo ninguna manera de convencerlos del lado positivo de la reforma y se empecinan en buscar su abrogación constitucional, las autoridades estatales y federales endurecieron sus posiciones.

Como señalé al inicio de esta columna, primero desaparecieron por decreto el instituto estatal educativo y la creación de un organismo autónomo; dos, se blindó con la fuerza policiaca y militar a todas las instalaciones administrativas de educación y lugares estratégicos para la seguridad pública; tres, se congelaron todas las cuentas bancarias de la administración educativa; cuatro, la advertencia de girar órdenes de aprehensión en contra de decenas de dirigentes de la Coordinadora por presuntos delitos de vandalismo, destrozos al patrimonio público, daños a propiedad privada durante sus marchas y otros delitos del orden común y federal. A la vez el Gobierno de la República destinará 1,000 millones de pesos para la rehabilitación de la infraestructura escolar en todo el estado e incrementar becas a un número mayor de estudiantes del sistema básico.

Obviamente esta estrategia gubernamental los agarró de sorpresa y en periodo de vacaciones, por lo que su reacción fue tardía.

Al estrangular las fuentes de financiamiento para sus movilizaciones y plantones los liderazgos de la CNTE enfrentarán al estado en condiciones de debilidad. Si en los orígenes de esa organización tuvo el apoyo popular en Oaxaca, hoy lo perdió.

Durante una manifestación poco concurrida de la Coordinadora en aquella entidad amenazaron que no iniciarán clases en el próximo ciclo escolar hasta que se abrogue el decreto administrativo del gobernador Gabino Cué y la reforma educativa.

Creo que el único asidero que tiene la CNTE es la negociación política poniendo por delante la calidad educativa de la niñez y juventud oaxaqueña y una mejor infraestructura escolar que hoy en día está para llorar.

Los intereses de un grupo gremial no pueden estar por encima de los intereses del pueblo que dicen defender.

Son tan extremista los líderes de la CNTE que rechazaron con enfado el apoyo de López Obrador, fundador y líder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

La historia nos enseña que el radicalismo de la extrema izquierda o de la derecha conduce al totalitarismo y a la pérdida del Estado de Derecho.
Así pues, la recuperación del sistema educativo en Oaxaca apenas inicia. Veremos cómo enfrentarán los gobiernos federal y estatal el boicot al inicio del próximo ciclo escolar en agosto próximo que anunció en días pasados su dirigente nacional Rubén Núñez. Entonces conoceremos la fuerza real de la CNTE, ya sin el control del aparato administrativo de la educación en aquel estado sureño.