Periodico Express de Nayarit
Inicio

UN PEDACITO DE HISTORIA: ESCALERAS CÉLEBRES      

Por el licenciado José Antonio López Espinosa

2014 / 04 / 28

En esta ocasión me complazco en dar a conocer o a recordar a los lectores del diario Express algunos datos acerca de escaleras que se hicieron famosas por su originalidad, por sus decorados o por lo atrevido de su construcción. He de empezar con la del palacio de Bargello en Florencia, Italia, que data de 1367 y da acceso a las galerías del primer piso. Reposa sobre un macizo y la meseta o descanso lleva una puerta monumental, donde se divisa una verja de hierro forjado empotrada en la pared.

Otro de los ejemplos escogidos para esta relación es la escalera en torre de cinco pisos y forma belvedere del castillo de la ciudad francesa de Blois, el cual funcionó entre los siglos XIII y XVII y fue totalmente restaurado en el XIX. Una plataforma con balaustrada corona sostiene la edificación y en las columnas se alzan hornacinas con estatuas. La balaustrada está esculpida de modo distinto en cuatro de los pisos.

La renombrada escalera llamada de herradura, en el patio del Caballo Blanco de Fontaine-bleau, fue construida por Philibert Delorme (1514-1570, arquitecto de Carlos IX (1550-1574) de Francia. Es una gran doble curva, sostenida por arcadas que permiten el paso de los coches.

Notabilísima y muy original por su forma es la escalera calada localizada en el palacio Minelli de Venecia, torre de filigrana de una esbeltez exquisita. Tiene seis pisos y es de caracol.

La gran escalera del teatro de la Ópera de París es de enormes proporciones y, en cuanto al decorado, es una de las más bellas del mundo. Ocupa el centro de una caja que abarca varios pisos de galerías. Los primeros tramos penetran en el vestíbulo circular y los segundos se vuelven sobre los primeros y van a parar a las galerías opuestas. La escalera termina en una cúpula de grandes dimensiones sostenida por columnas.

También merecen citarse la Escalera de la Reina  en el palacio de Versalles, notable por el colorido de sus mármoles, y la de los Órganos en la iglesia San Maclou de Rouen. Esta es una escalera de caracol calada y esculpida como una verdadera joya de orfebrería y una de las obras más puras del estilo gótico.

En el patio de la Audiencia de Barcelona se construyó una escalera exterior, muy notable, sobre un solo arco ligero y atrevido con elegantes rosetones en los tramos.

La escalera del castillo de Chambad es de una belleza asombrosa. Ocupa el centro del edificio y da luz a cuatro grandes salones que atraviesa. Dos tramos helicoidales giran alrededor del eje calado y pasan alternativamente el uno por encima del otro. El ancho de los escalones es tal, que seis hombres de armas con la lanza sobre el muslo podían subir de frente hasta lo último.

En los monumentos antiguos, especialmente en Roma, no parece haber sido la escalera un pretexto de decorado monumental, como lo fue en los períodos posteriores. Entonces ésta se construía por la necesidad de subir de un sitio a otro, aun cuando fueron los romanos los inventores de la escalera de caracol que reemplazó ventajosamente a las otras. En la columna de Trajano, erigida en Roma en el año 112, hubo una escalera de caracol y, en la Edad Media, no había castillo o fortaleza que no tuviera alguna de estas escaleras.

Sencillas y de rápida construcción, se puede utilizar cualquier rincón interior para hacerlas, en virtud del poco espacio que ocupan. Raras son en verdad las escaleras exteriores de este género. Y tanto es así que tradicionalmente se han disimulado muchas de ellas en el espesor de los muros.

Hasta el siglo XV las escaleras tuvieron dimensiones pequeñas. Más tarde se  fueron agrandando hasta llegar a las monumentales aquí ejemplificadas, todas las cuales tienen el significado de constituir para el campo de la arquitectura un pedacito de historia.