MONITOR POLÍTICO: LOS SERVIDORES PÚBLICOS SON BIEN PAGADOS

JULIO CASILLAS BARAJAS

En 2015, 2.3 millones de personas laboraron en las administraciones públicas estatales de nuestro país. Por cada 100 personas que trabajaron en las administraciones estatales en 2015, 38 percibieron ingresos brutos mensuales menores a 10 mil pesos, 41 obtuvieron entre 10 mil y 20 mil pesos y 21 más de 20 mil pesos.

El 59% de las personas que trabajaron en los gobiernos estatales tenían entre 30 y 49 años de edad, 25% tuvieron 50 años o más y 16% entre 18 y 29 años en 2015.

Las mujeres representaron 52.7% del personal remunerado de las administraciones estatales

Otro dato a destacar es la diversidad de la fuerza de trabajo en las administraciones públicas estatales, cuya importancia queda manifiesta en la meta 16.7 ODS que refiere a “garantizar la adopción de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades a todos los niveles”, con la cual se busca alcanzar la equidad en la participación laboral de los distintos grupos poblacionales en las instituciones públicas, ya sea por sexo, edad o condición de discapacidad.

Respecto a las mujeres, ellas deben estar representadas en el empleo del sector público con la finalidad de contribuir a la representatividad e igualdad de género en el país. En 2015, el 52.7% del personal de las administraciones estatales fueron mujeres y 47.3% hombres; este panorama fue más equitativo para ellas si se compara con su participación en la economía total, que fue de 38.4 por ciento.

Por entidad federativa, en la Ciudad de México se observó la menor participación de las mujeres en el sector público, con 35% del personal total; mientras, en el estado de Morelos tuvieron la mayor proporción, con 60.5% del total de los servidores públicos estatales en 2015.

Esta participación de las mujeres puede estar explicada porque, tradicionalmente, el empleo público ha atraído a las mujeres debido a la estabilidad que ofrece en las condiciones de trabajo, por la existencia de prestaciones favorables hacia la familia y al perfil de ciertas profesiones como la docencia y la enfermería, en las que el sector público tiende a ser la principal fuente de empleo.

Sin embargo, de acuerdo con estudios de la OCDE, ellas todavía están sub-representadas entre quienes diseñan y toman decisiones en el sector público. Tan sólo en México, las mujeres que fueron titulares y encabezaron alguna institución pública estatal tuvieron menos del 20% del total de estos cargos. Ejemplo de lo anterior fue Morelos, que aun cuando se ubicó como la entidad con la mayor proporción de mujeres titulares, únicamente ocuparon 36.7% del total de puestos directivos, mientras que en Guerrero este porcentaje fue de 9.6% por ciento. Estos resultados sugieren la existencia de factores que limitan la participación de las mujeres en puestos de dirección, por lo que se requieren acciones de política tendientes a cerrar las brechas en este tema.

 

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario