MEJORAMIENTO DE LA IMAGEN URBANA POR PARTE DEL H. AYUNTAMIENTO

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Ayer jueves 08, temprano en la mañana me llama vía telefónica el presidente de la Junta de Vecinos y Colonos de mi barrio, Martín Rentería, para decirme que por razones urgentes qué atender, tuvo que salir de la ciudad, y que hacía como 15 días que había solicitado al H. Ayuntamiento de Tepic si era posible que limpiaran un predio lleno de maleza, que está a un lado del tinaco al norte de la estación del ferrocarril, precisamente en donde está la curva de la avenida Allende. Por lo que me pedía de favor si me era posible acudir en su representación para verificar si se había limpiado dicho lugar, pues había recibido la respuesta de que este día harían los trabajos de limpieza de ese predio que también cuenta con columpios, resbaladeros y sube y baja; también había un remolino conocido como licuadora, y que desapareció inexplicablemente.

Me pidió el presidente de la Junta de Vecinos que estuviera ahí a las 15:00 horas, y así lo hice. Al llegar, un poco antes de la hora citada, no había nadie, pero se miraba que ya estaba desmontado el lugar; sin embargo, la yerba segada permanecía ahí esparcida. Poco después de las 3 de la tarde, llegaron algunos vehículos particulares y una camioneta con caja, de donde descendieron varias personas, mujeres sobre todo y algunos varones, quienes de inmediato se dieron a la tarea de comenzar a recolectar toda la yerba que estaba ahí esparcida, colocándola en grandes bolsas negras de plástico y depositándolas en la camioneta; mientras un grupo de hombres empezaron a pintar los juegos infantiles.

Me acerco a una señora joven que se veía que era la que estaba dando instrucciones a las demás personas, me presento como enviado del señor Martín Rentería, y le pregunto que con quién tengo el gusto, respondiéndome que era la señora Raquel Mota Rodríguez, síndica del municipio de Tepic, tomando en ese momento un rastrillo y se pone a juntar la hojarasca y demás yerba. En eso se acerca una señora a la que me presenta como su mamá, quien me dice que es la señora Martha María Rodríguez Domínguez; su nombre me llama la atención y se lo hago saber diciéndole que me sonaba familiar ese nombre, y me aclara que es la suplente de la senadora Gloria Núñez. Desde luego que no la reconocí debido a que todo este personal traía su cubre-bocas puesto en su lugar.

En eso se acerca la exregidora Eva Ibarra Hermosillo, para saludar a la señora Martha María Rodríguez y recordando cuando fueron regidoras ambas; y la señora hoy suplente de la senadora Gloria Núñez, me comentó que también fue diputada local y senadora en el lapso en que había pedido licencia la señora Núñez.

Abundó la señora Rodríguez Domínguez, que ahora le andaba ayudando a su hija en estos menesteres, pues son muchos los jardines que se han limpiado y otros más que todavía faltan, pues con las lluvias crecieron las plantas y matas, así como la demás maleza; pero que tiene una Asociación Civil denominada “Niños del estado de Nayarit”, en donde por el momento cuenta con 350 niños con discapacidad o afectados con parálisis cerebral, a quienes se les está atendiendo de la manera más adecuada; y dice ser la pionera en establecer aquí en la capital nayarita un “Banco de alimentos móvil, para inmigrantes”. Y que también tiene una agrupación que se denomina “el show de Martha”, que se dedica a llevar espectáculos gratuitos a las escuelas y jardines de las colonias de la periferia tepiqueña; pero que ahora con esto de la pandemia, este show por el momento está detenido, y que en cuanto se levanten las restricciones, desde luego que continuará con ese show llevando alegría a muchos niños y padres de familia.

Estaban también ahí, dos señoras muy amables que dijeron pertenecer a la “Brigada Imagen Urbana”, Cristina Lugo y Nelly Cordero, quienes dijeron estar en la mejor disposición para el mejoramiento urbano, que por eso se atendió de inmediato, de acuerdo a las necesidades, tiempo y personal, a la petición del señor Martín Rentería, presidente de la junta de colonos, para limpiar este parque, pues con la maleza tan crecida, se prestaba para que algún posible asaltante se escondiera entre la yerba y así poder acechar a sus posibles víctimas.

Ahora, este parque jardín de esparcimiento, tiene otra imagen que invita a los vecinos a pasar ya sin ningún temor, pues por las noches se torna un lugar solitario, y si bien cuenta con alumbrado por parte de la barda de la CFE, también se van a rehabilitar las lámparas de este jardín familiar.

Sea pues. Vale.