¡Me cai que sí podemos!

¡ME CAI QUE SÍ PODEMOS!
Francisco Javier Nieves Aguilar

Cuando Luis García dio a conocer la alineación de la selección de Rusia, dije en voz baja: “¡Chin!, ya valió Wilson”. Y es que, clarito escuché el nombre de “Gokú”, ese personaje de las caricaturas y héroe de muchos niños. Pero no, resulta que se trataba de Glushakov; y entonces pude respirar tranquilo.

Tal vez las enseñanzas del licenciado Pérez Gómez dieron resultado pues, sin el afán de presumir muchote, acerté en mis pronósticos: “¡Vamos a ganar dos-uno!, le habría dicho en la mañana a Cesarín, mi hijo. No le di importancia a los vaticinios de los comentaristas de “La Primera palabra”, quienes aseguraban un triunfo por goleada o con una diferencia de dos goles cuando menos. No, yo pensé: Ante su público y con las “jaladas” de Osorio todo puedes suceder. Así es que predije el 2-1.

No quise ir a ninguna parte. Pedí que me dejaran en paz y así me quedé en casa a ver el partido, pero antes de que se iniciaran las hostilidades ¡zaz!, que se apaga la Panasonic. “¡No puede ser! –dije para mis adentros–. ¡No puedo perderme este partido!”.

Como loco empecé a mover cables. Golpeé el control contra la pared, ¡y nada! En eso se me ocurre cerrar un poco más las clavijas del enchufe y ¡santo remedio!

El gol de Samedov al minuto 6 me puso al borde del soponcio. Rusia había aventajado el marcador, pero yo confiaba en mis pronósticos y dije “orita empatamos”.

Y efectivamente, el cabezazo de Araujo me tranquilizó luego de que éste anidó el balón en las redes. Después vino el gol de lLzano  y se reanimó mi fervor que estaba apretujado y al borde del nocáut.

Nomás dos goles les metimos a estos hijos de Putin, y hasta quizás les pudimos haber metido más, pero con esos me conformo; al cabo ya estamos en semifinales y que nos echen al que sea…
Solo me resta decir que, con tanto fútbol, ya traigo los ojos convertidos en gajos de balón y yo digo que sí podemos traernos esa copa Confederaciones. ¡me cai que sí podemos!

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario