LOS SALARIOS YA DEVENGADOS NO DEBEN SER RETENIDOS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

En el capitulo V de la Ley Federal del Trabajo (LFT), en su artículo 82 dice que “Salario es la retribución que debe pagar el patrón al trabajador por su trabajo”. Y en el título CUARTO de la misma LFT en su artículo 133, en su fracción VII, dice que queda prohibido a los patrones: “Ejecutar cualquier acto que restringa a los trabajadores los derechos que les otorgan las leyes”.

Entonces, ¿por qué se obligó a los trabajadores sindicalizados de la burocracia estatal y municipal, así como a un sector del magisterio a tener que revelarse por la falta de pago de sus salarios? ¿Cómo fue que se tuvo que llegar a esto? Obviamente que por el lado de los trabajadores que protestaron, no estuvo nada bien que se hayan ido contra una embotelladora, porque si bien se considera ligada a la familia del actual gobernador del estado de Nayarit, dicha empresa refresquera ni sus trabajadores tienen nada que ver en este asunto; aunque claro está que, por otro lado, tal vez los trabajadores y sus dirigentes sindicales sopesaron la situación y a la mejor llegaron a la determinación de que en qué otra forma podrían llamar la atención tanto de la clase patronal como de la población en general; porque es obvio que tenían que hacer ruido y fuerte, porque queda claro que, bajo ningún concepto, los salarios ya devengados pueden ser retenidos en forma alguna, y menos con el pretexto de que no hay recursos.

Cotidianamente el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha dicho insistentemente ahora con la escisión de por lo menos diez gobernadores emanados de la oposición dizque por un recorte presupuestal a las entidades que conforman el país, que no es cierto que se les haya disminuido el presupuesto, sino que se les ha dado lo que por ley se les tenía que dar, y que ahora es cuenta propia de los gobernadores de los estados de la federación, cómo y en qué utilizan esos recursos que no sufrieron recorte alguno de acuerdo con la ley aplicable. Y si bien dichos recursos están etiquetados, AMLO no se explica el porqué dichos gobernantes aducen que fueron recortados, que todo está conforme a la ley, y si ahora dicen que les falta más, pues entonces es evidente que no los están utilizando en la forma debida.

El artículo 106 de la LFT señala que “La obligación del patrón de pagar el salario, no se suspende, salvo en los casos y requisitos establecidos en esta ley”. Y obviamente que los casos se refieren a los descuentos que establece la misma ley como préstamos de adelanto de quincena, deducciones por nómina del Impuesto Sobre la Renta, etcétera.

Pero lo más contundente y que es insoslayable es lo que señala el artículo 99 de la referida LFT que dice claramente que “El derecho a percibir el salario es irrenunciable. Lo es igualmente, el derecho a percibir los salarios devengados”.
De ahí que por supuesto tenían por qué protestar los trabajadores cuando vieron que no les llegó su quincena como debió llegar en tiempo y forma. Porque ni modo que renuncien a un derecho pleno ya preestablecido en la ley en cuestión.

Y ahora que, por lo visto, ha entrado a la palestra el pretexto de que no habrá recursos para pagar las próximas quincenas, la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), pues de acuerdo a una nota del portal de internet nnc.mx, su rector Ignacio Peña González, ha dicho que nada más cuenta para pagar la primera quincena de octubre, por lo que tendrá que hablar con los líderes sindicales.

Así que, por lo visto, hemos entrado a una vorágine en donde resaltan dos motivos o pretextos para salir al paso de cualquier tipo de broncas, porque primero se ve claramente que ahora para contener marchas y plantones, he ahí el pretexto del coronavirus, la sana distancia, el cubre-bocas, etcétera. Y también el cuento de que no hay recursos para justificar la retención de salarios que como ya quedó claro, sin excusa ni pretexto los salarios ya devengados tienen por qué retenerse.

Porque existe una pregunta recurrente entre gran parte de la población: así como se les retuvo su pago de salarios a los trabajadores que hasta bloquearon las instalaciones de una embotelladora, ¿también se dejó de pagarles a los que conforman el Gabinete gubernamental, empleados de confianza, así como demás fauna política? Así como en la UAN, ¿después de la primera quincena de octubre, tampoco tienen para pagarse el mismo rector y sus demás colaboradores, así como los mismos líderes sindicales a los que tiene que recurrir el rector?

He ahí la cuestión, de que no hay paridad.

Sea pues. Vale.