LAS CONFERENCIAS MATUTINAS DE AMLO NO SON PROPAGANDÍSTICAS

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

Por lo visto, cada día que pasa, algunos consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) se radicalizan más y más en contra de las conferencias matutinas que ofrece el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), principalmente su presidente Lorenzo Córdova, quien ha demostrado ser más fifí de lo que se pensaba y que, además, ha dejado claro que AMLO no es santo de su devoción.

Dichas conferencias de prensa, que también se conocen coloquialmente como “las mañaneras”, han incomodado a ciertos sectores de la sociedad; sin embargo, a pesar de todos los ataques que ha sufrido en su contra, aun así sigue contando con una gran audiencia, y si bien no todos los mexicanos la ven en tiempo y forma, por lo menos recurren posteriormente a las redes sociales con la finalidad de ver el resumen de las mismas, pues hay varios comunicadores que se han dado en llamar como “youtubers”, que en dichas redes resaltan lo que para ello fue lo más relevante de las mañaneras.

Y ahora resulta que hasta la escritora de origen francés, nacionalizada mexicana, Elena Poniatowska, se ha hartado de estas conferencias. Algo que en un principio se tomó como una broma o una noticia falsa; pero ya algunos medios reprodujeron su dicho reclamándole a AMLO que ya basta de sus conferencias, porque han generado un hartazgo nacional.

Pues hartazgo quizá para ella y para algunos otros sectores de la sociedad porque por alguna extraña o no tan extraña razón les incomoda el que cada mañana AMLO ejerza su derecho de réplica, tal y como él mismo se defiende cuando se refiere a sus conferencias y que alguien más las critica. Así que para doña Elena, lo más sensato sería recomendarle que si ya le hartaron estas conferencias, pues que ya no las vea ni las oiga; porque se supone que a nadie se le obliga a estar por lo regular dos horas viéndolas y oyéndolas. Así que ¿a cuál hartazgo se referirá esta escritora de tan buena fama? Porque se entiende que cualquiera persona con dos dedos de frente si algo no le gusta, pues lo evita; lo que sea que fuere, si es algo de comida, pues no lo consume, así un programa de radio o de televisión, si no le gusta, tan fácil que es cambiar de estación o de canal, respectivamente o simplemente apagar dichos aparatos.

Anteriormente, la mayoría de los mexicanos estábamos atenidos únicamente a la información oficial, a lo que le convenía a los gobiernos en turno que los mexicanos supiéramos y nada más; y digo la mayoría de los mexicanos, porque también hubo quienes buscaban publicaciones clandestinas o que eran perseguidas por las autoridades no permitiendo su edición y por ende su publicación, y en dados casos su distribución, como cuando sucedió aquel motín en el penal Venustiano Carranza, en Tepic, Nayarit, en diciembre de 1988, cuando como por arte de magia desaparecieron de todos los puestos de periódicos y revistas, todos los ejemplares de la Revista Proceso, que traía amplia información de aquel lamentable suceso al que se le conoció como “El Zorrazo”.

Y así, en forma similar, cuando una información que aparecía en medios informativos renuentes a ajustarse a los dictados gubernamentales, y que contrastaban con la información oficial, simple y sencillamente hacía desaparecer esas publicaciones incómodas para los gobiernos en turno, ya fueran federales, estatales o municipales.

Desde luego que también hubo publicaciones cuyas ediciones fueron muy efímeras, he ahí el caso de la revista “Por qué” y “Por esto”, cuyo director Mario Menéndez, fue acallado oficialmente por atreverse a publicar lo más cercano a la verdad de los hechos que sucedían en el país.

El mismo Jacobo Zabludovsky llegó a reconocer alguna vez, posiblemente en un arranque de sinceridad, que llegó a tergiversar infinidad de noticias e incluso, algunas de ellas no publicarlas, como la de la matanza de aquel 2 de Octubre de 1968, en que al día siguiente, dijo que había sido “un día soleado”.

Así que volviendo a ‘Las Mañanera3s, según varios analistas que critican el actuar del consejero presidente del INE, señalan que estas conferencias matutinas no son en sí spots de propaganda ni mucho menos, sino información veraz y precisa que contradice lo que muchos medios, tanto televisivos como impresos dan por hecho, y que AMLO aprovecha para desmentir o corroborar en su caso; sin embargo, algunos consejeros del INE pretenden silenciar estas conferencias ahora en este año electoral, supuestamente dizque por hacerle promoción al partido creado por AMLO: Morena.

Sea pues. Vale.