LA OPORTUNIDAD DE SEGUIR ESTUDIANDO SE HA PERDIDO PARA NIÑOS Y JÓVENES DEL PAÍS


Jaritza Molina Guzmán

Se abre un nuevo ciclo escolar y para muchos estudiantes esto será una oportunidad perdida, ya que miles de estudiantes dejarán los estudios porque no tienen las condiciones para continuar con ellos; la situación es grave, de dónde saldrán los profesionistas que dirigirán el país el día de mañana, si no están bien preparados, si la educación que ahorita se está brindando tiene deficiencias muy graves.

El Presidente y la Secretaría de Educación Pública han acordado que las clases sean en línea para todos los niveles de educación, medida poco meditada porque no se ponen a pensar en los estudiantes de escasos recursos económicos, esos que viven en las zonas rurales, en rancherías y en lugares de difícil acceso, donde no hay señal de internet.

Ante una situación tan difícil generada por la pandemia del coronavirus, es fácil decirle a alguien “quédate en tu casa”, “no salgas”, “estudia en casa por online”, sí, pero la cosa no es tan sencilla, quienes han tomado la decisión de que las clases sean en línea, no conocen la realidad que viven miles de familias del campo y las zonas populares de la cuidad. Para empezar, en las comunidades las familias algunas cuentan con una sola TV, otras ni a una llegan, otros ni luz tienen, otros ni casa tienen, viven hacinados en cuartos de renta y la mayoría no cuenta con dispositivos móviles para contactar a su maestra y pedirles la asesoría necesaria.

En la comunidad donde viven les cobran 15 pesos la hora de internet ilimitado y a fuerza tienen que comprar 8 fichas diarias para poder asistir a clases virtuales y no fallar con ningún maestro porque si no automáticamente quedan reprobados. En total son 120 pesos al día, pero a esto le agregamos que muchos no tienen trabajo, que se les dificultará poder destinar más dinero a la educación de los hijos cuando primero se quiere asegurar la alimentación de la familia.

Recordemos, el campesino apenas cosecha para sobrevivir, el gobierno se olvida de él, ahora ya no se le apoya y tendrá otro problema más que enfrentar con la educación de sus hijos. Lo mismo le pasará a la gente de la ciudad, no hay trabajo, cómo enfrentarán nuevos gastos en la educación si a veces ni para comer hay.

Estos son los problemas que tendrá la educación en línea, pero aún hay otro más, que viene a ser que no hay como contar con un profesor que atienda, que enseñe y eduque directamente a los niños y jóvenes de nuestras escuelas. México necesita buena educación, de calidad, y la educación en línea solo nos afectará porque no hay las condiciones para ello.

Por eso, Interesémonos más por el futuro, que el día de mañana si tenemos una educación de calidad nos favorecerá a nosotros los mexicanos, formémonos en un solo ideal, te invito a sumarte a las filas de Antorcha para defender nuestros intereses en la educación, que por derecho nos corresponden.