INICIÓ EL REGISTRO PARA APOYO PARA GASTOS FUNERARIOS POR COVID-19

CON PRECAUCIÓN
Sergio Mejía Cano

El día de ayer, 02 de diciembre, se anunció el inicio de trámites para el pago de apoyos para gastos funerarios a los deudos de los fallecidos por Covid-19, por un monto de $11,460.00 pesos. Se dijo que este apoyo será por todos y cada uno de los que hayan muerto a causa de esta enfermedad, por lo que si una familia cuenta con dos o más decesos entre sus familiares, la ayuda para los gastos funerarios será por cada uno de los muertos, y no nada más por familia.

Se informó que el pago será a los beneficiarios que demuestren fehacientemente con los documentos necesarios la familiaridad con los fallecidos, tales como esposas, esposos, hijos, padres, abuelos, etcétera. Y he aquí lo que tal vez podría generar algún tipo de conflicto entre los mismos familiares, porque tal y como están las cosas en cuestión económica, posiblemente más de algún familiar se va a sentir con derecho a recibir ese apoyo; así que ojalá y no sea motivo de discordia entre los mismos familiares al creerse beneficiarios a ese derecho de ayuda a los gastos funerarios. Así que en todo caso, y aunque no se dijo si está contemplado también, lo más sensato sería para quien presentara la factura del pago en la funeraria respectiva que, en cierto modo, sería lo más práctico. Porque tal vez algún otro familiar se sienta con derecho a recibir ese apoyo y así deje volando a quien en realidad cargó con los gastos funerarios.

No es por pesimismo ni por supuestamente conocer la naturaleza humana cuando de dinero se trata, por supuesto que no, para nada; pero suele suceder que cuando hay dinero de por medio salen a flote conflictos entre hermanos y tal vez hasta entre padres e hijos y viceversa.

A principio de la década de los años 90 del siglo pasado, falleció el papá de un compañero ferroviario aquí en la ciudad de Tepic, Nayarit. Este compañero fue el que pagó la factura de los gastos en la funeraria, recibiendo de momento un comprobante del pago de los servicios, con la promesa de acudir días después a recoger la factura correspondiente.

Como en aquel entonces el sindicato ferrocarrilero proporcionaba una ayuda para gastos funerarios de familiares de los agremiados, el compañero acudió a la funeraria a recoger dicha factura, y cuál fue su sorpresa de que le dijeron que ya habían ido a solicitarla otras personas; pero como se le hizo extraño a la secretaria de la funeraria, encargada de esos trámites, que no presentaron alguna identificación, no les entregó la factura, pero ante tanta insistencia, les proporcionó una copia de esa factura, con lo que quedaron conformes esas personas que no le supieron decir al compañero quiénes eran ni porqué habían pedido la factura.

Ya una vez con la factura original, el compañero se trasladó al edificio sindical del ferrocarril, en la colonia Moderna de la ciudad de Guadalajara, Jalisco, para cobrar esa ayuda para gastos funerales, y cuál va siendo su sorpresa otra vez, cuando le dijeron que ya habían cobrado la ayuda correspondiente por el deceso de su señor padre; que se habían presentado una señora y un señor que dijo ser él, el del nombre en la copia de la factura, pero que se le había olvidado la identificación, pero que la señora que lo acompañaba era su mamá, y ésta señora mostró el acta de matrimonio, junto con la defunción del papá del compañero. Así que el encargado de proporcionar la ayuda para gastos funerarios por parte del sindicato ferrocarrilero, al ver el acta de matrimonio en donde aparecía el nombre del fallecido, no tuvo duda y dio el cheque correspondiente.

El compañero con la factura original en mano, buscó al secretario sindical, al que conocía bien y el otro a su vez también conocía al compañero; le reclamó lo anterior, por lo que el secretario únicamente se limitó a decirle que ahí nada más correspondía una denuncia penal, para poder proceder legalmente en contra de quien había entregado el cheque e investigar quién había sido quien recogió dicho cheque. Sin embargo, el compañero intuyó que el que había reclamado el cheque había sido uno de sus medios hermanos, de acuerdo a la descripción que le dio el del sindicato, y la señora que presentó el acta matrimonial, era su madrasta, por lo que dejó las cosas así, que ahí moría, le dijo al secretario sindical de la sección correspondiente.

Lo anterior viene a cuento, porque podrían presentarse situaciones similares al cobrar el apoyo para gastos funerarios que proporcionará el Gobierno Federal, por aquello de más de una esposa y otros hijos.

Sea pues. Vale.