Fuerte incremento del 16% en los montos solicitados para el pago de deudas

No hace falta consultar muchos indicadores para saber que la situación económica del país aún no es la más óptima ni mucho menos. Si bien las condiciones en México nunca fueron las ideales, a ello se suman los efectos de la pandemia que continúan haciéndose sentir, tanto a nivel macro como en los bolsillos de las familias trabajadoras. 

Esto parece reflejarse en los datos relevados por muchas de las plataformas online destinadas a comparar distintos préstamos personales, según las cuales se registra que, en los meses que han transcurrido de este año, se produjo un aumento del 6 por ciento en los montos de créditos solicitados si se compara con el mismo período del año 2020. 

Solicitar un préstamo, en términos generales, no es de por sí algo malo. De hecho puede ayudar a concretar proyectos súper beneficiosos como comprar un automóvil, ampliar o remodelar la casa, e incluso invertir en un emprendimiento. No obstante pedir dinero prestado puede ser señal de un desmejoramiento de la situación financiera de una persona, cuando se busca ese dinero para cubrir una deuda anterior, generando así una “bola de nieve” de la que no es sencillo salir. 

En la búsqueda de dinero para pagar deudas en atraso

Lamentablemente, de lo informado por las empresas dedicadas a este rubro, se percibe que un gran porcentaje de los que se encuentran en la búsqueda de un crédito, lo hacen para hacer frente a otros pasivos impagos, como financiaciones concedidas por las entidades bancarias o saldos vencidos de las tarjetas de crédito. Lo observado va en línea con los datos revelados por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) según la cual en el mes de agosto (último mes informado) el índice de morosidad de la cartera de financiamiento se incrementó en un 0,27%. 

Analizando la información en su totalidad, el promedio de montos solicitados por los clientes a lo largo de los primeros 6 meses de 2020 no llegó a los 97 mil pesos. Por su parte en el mismo lapso de tiempo de este año dicha suma  ascendió a 102 mil 600 pesos, reportando un aumento realmente considerable. Ahora bien, la verdadera preocupación surge al observar los valores solicitados para el pago de pasivos atrasados, los cuales registraron un incremento interesante en los primeros dos meses de 2021, con un crecimiento de entre 14.54% a casi un 16 por ciento. 

Contraer una deuda para pagar otra no es recomendable. Si una persona se encuentra en la circunstancia de no poder pagar las cuentas, primero se recomienda poder contar con recursos auténticos como ingresos generados por su negocio o empleo. Si de todas formas esto no es posible, y solicitar el crédito se torna necesario, existen algunos consejos para evitar caer en una escalada de deudas.

Lo óptimo sería conseguir un crédito con condiciones más beneficiosas que el anterior, de modo tal que, al ser más baja la tasa de interés o mayor el plazo de devolución, por ejemplo, la persona se encuentre más aliviada y, esta vez sí, pueda ponerse al día con los pagos. Si esto no fuera posible, lo mejor es acudir al banco donde se encuentra la deuda impaga y solicitar la consolidación de su deuda, utilizada para saldar pasivos anteriores y quedarse con uno solo, evitando mayores perjuicios en el buró de crédito.