ES POR LA BARBARIE

CLAVE SECRETA
Ramón Vargas


Que la Comisión Estatal para la Búsqueda de Personas se apoye en tecnología de punta para la localización de desaparecidos, deja claro que aún hay mucho por descubrir de la barbarie que se cometió en el gobierno anterior al amparo del Poder.

Esto es bueno porque nadie puede negar la angustia que a diario viven los familiares de los que no han sido encontrados, ni vivos ni muertos, y justo es que el gobierno actual se preocupe por darles las respuestas que están reclamando.

El uso de un dron con GPS con el que se pueda ver tres metros bajo tierra, como lo anunció Luis Zamora Romero, subsecretario de Derechos Humanos del estado, permitirá darse cuenta si todavía hay fosas clandestinas en las que se depositaron los cuerpos de aquellos que cayeron abatidos por quienes se sentían dueños de vidas y haciendas.

Ahora que si a lo anterior se le agrega que a la citada comisión se han integrado expertos en tecnologías y se podrán integrar otros que serán debidamente capacitados, pues todavía mejor, porque así no habrá lugar para especulaciones ni descalificaciones.

Hay que estar pendientes de todo esto, pues al parecer no será tardado el inicio de los trabajos, toda vez que el mismo Zamora Romero dijo que a más tardar en 4 semanas se pondrán ya en acción.

YA ES TIEMPO
Cada que se aproxima un proceso electoral surgen conjeturas sobre la forma en que las fuerzas políticas habrán de definir quiénes serán sus candidatos en la competencia por los cargos de elección popular.

Y así pasa, porque los mismos partidos políticos se han encargado de echar abajo aquellas suposiciones en las que se privilegiaría una selección democrática.

Ojalá y en esta ocasión las cosas sean diferentes por el bien de los electores que, al hacerse correctamente las cosas, tendrían la oportunidad de emitir sus votos por las mejores opciones y no por las que les puedan dejar sin que cumplan con los perfiles para los cargos que son candidateados.

También a los partidos, vayan en alianzas o no, les ayudaría bastante que sus ejercicios internos sean no sólo democráticos, sino también con buen tino, para que puedan recuperar la credibilidad que bien saben hoy por hoy la tienen perdida.

SECRETO A VOCES: Dicen que sería lamentable tener que usar tecnología de punta, para localizar a tres metros o más, la credibilidad que han perdido los partidos políticos.