EL CORAZÓN

Sergio Rodríguez Bonilla

Cuando decidí amarte, decidí aceptar todo lo que eres tú. Tus buenos y tus malos ratos, tu personalidad, tus traumas, tus virtudes, tus obsesiones, tus rituales, tus formas irracionales de pensar, en sí, todo lo que eres tú. Y lo que pasa es que amar ha sido tan malinterpretado por la sociedad, quien considera que amar es complementarnos como personas, que somos naranjas a medias, que somos personas a la mitad, cuando no es así. Amar, es potencializarnos, hacernos crecer, ver lo que eres tú y lo que soy yo, y que gracias a lo que eres tú decido encontrar una motivación sublime para fortalecer todo lo que puedo ser. Amarte a ti, es una forma de amarme a mí, porque te elegí en base a mi autoestima, te elijo a ti porque te pareces a mí; en base a mi amor propio es que decido estar contigo, para bien o para mal, eres el reflejo de lo que siento por mí. Si soy feliz cuando estoy contigo, te demuestro y te comparto lo mucho que me amo, lo bastante que siento por mi afectivamente, si estar contigo es sinónimo de tristeza, es lo equivalente a lo que se siente en mi alma, lo que se siente la mayor parte del tiempo y te habré elegido para intentar entenderme.

Cuando me amo, me entiendo, se quién soy, sé que quiero, sé que tú eres algo que conscientemente elegí, sin echar culpas, sin quitarme la responsabilidad de que el resto de mi vida te quiero conmigo. Amar, amor mío, es cuestión propia, es tonto, es irracional, es absurdo… Si no es así, entonces no es amor. Te amo sin razones, porque el amor no las necesita, te amo porque si yo encuentro una sola razón coherente para amarte entonces, te amaría por lo que rellenas y no por lo que eres, y amarte porque cubres un hueco no es amor, no cubres nada, no cubres ninguna necesidad, no te amo por lo que me complementas, ni mucho menos te amo porque me comprendes, porque si te llegara a amar por sentirme comprendido sería demostrarte que nadie me escuchaba, entonces estarías cubriendo el hueco de la soledad, y eso no sería justo para ti, ni sería honesto para mí. La forma más honesta y coherente dentro de la incoherencia de amarte es decirte que te amo por lo que eres, por amar tú persona, tu risa, tus rituales, tus expresiones, toda tú. Te amo porque no hay razones, porque simplemente al estar contigo siento que lo mejor de mi sale a flote, porque crecer juntos en lo personal, profesional, afectivo, es cuestión de hacerlo con gusto, no por obligación, porque quiero darte lo mejor de mí no para que estés conmigo, sino para que simplemente te sientas cómoda. Verte crecer me hace crecer; porque al verte, genero un placer que mi sistema nervioso lo transforma en fibras de felicidad que me hacen sonreír como estúpido, y al poner mi cara de estúpido sé que estoy amando profundamente.

Ahora entiendo que amar es ser la mejor versión de mí, y que cuando sienta que no me ame se verá reflejado en nuestro andar, que amar es ser dueño de mi rumbo, sin esperar a que tú seas mi felicidad; porque yo soy feliz desde antes de conocerte, y lo que deseo es compartirte esto que siento, y que, si un día decides irte, claro que me dolerá tu partida, pero no te llevarás mi felicidad. No soy dueño de ti, no soy dueño de tus actos, ni de tus comportamientos; que si decides irte amor mío, es decisión completamente tuya, y el intentar convencerte de que te arrepientas sería no respetarte, ni respetar lo que eres tú.

Pero espero que nunca te vayas, porque me gusta sentir lo que siento, me gusta sentir que cada mañana puedo volver a iniciar, siempre con un avance distinto, el potencializarme, y saber que gracias a mí también te puedes potencializar. Amarte es decirte la verdad, pero no por demostrarte mi honestidad, sino porque no hay necesidad de mentir, ni ser ideal para ti, sino porque puedo ser yo sin dejar de ser yo, porque la verdad es que aunque todas mis emociones se generen en mi hipotálamo, yo las siento aquí, en el corazón.

Sígueme en Facebook como:
Sergio Rodríguez Bonilla
Psicólogo/Psicoanalista
Citas al 2 12 51 18

0 Comments Join the Conversation →

Deja un comentario